365 días de ausencia y un río de impunidad

Pasó un año ya del fatídico 1ero de agosto de 2017, fecha en la que la Gendarmería reprimió la protesta de la comunidad mapuche Pu Lof en Resistencia en Cushamen, en Chubut, y ese accionar implicó la desaparición y muerte del joven Santiago Maldonado. En Olavarría y Tandil se realizaron actos y movilizaciones: marcha, intervenciones y velas al pie del mural.

Imágenes del acto y movilización, a un año de la desaparición y muerte de Santiago Maldonado, a manos de la Gendarmería.Olavarría, miércoles 1 de agosto de 2018.

Publicado por Miradas del Centro en Miércoles, 1 de agosto de 2018

Poco más de un centenar de olavarrienses se dieron cita en la tarde de este miércoles, en el veredón de la Plaza Central, a propósito del primer aniversario de la desaparición y muerte de Santiago Maldonado. Se brindaron discursos, se hicieron algunas intervenciones con máscaras con la cara de Santiago, se encendió un pequeño fuego a modo ritual, y se marchó por el centro de la ‘Ciudad del Cemento’, con el ritmo de la murga ‘La Quinta Pata’. La sonrisa socarrona de algunos monstruos con piel de finas señoras ya mayores devolvió la imagen de una sociedad que cuenta, en su vasto prontuario, haber ‘tapado’ murales en los que se exigía aparición con vida de Santiago.

Yessica Almeida, del Plenario de Trabajadoras, leyó el documento elaborado por la decena de organizaciones que convocaron a esta manifestación. Entre los párrafos leídos, se señaló la condición anarquista de Santiago, así como su solidaridad activa “con la lucha contra la injusticia, como la del pueblo mapuche. Él entendía el despojo que sufren de sus tierras y de sus costumbres”, como el haber sido testigo “de la sistemática persecución, represión y apresamiento de los luchadores de las comunidades originarias”, como Facundo Jones Huala, “detenido a partir de una causa armada entre los gobiernos de Argentina y Chile, para criminalizar al pueblo mapuche”, y al día de hoy, en prisión domiciliaria, sin aún absolución y con el riesgo de ser extraditado a Chile.

La persecución a los pueblos originarios fue tema de mención en el comunicado, al incluir “la desaparición y el asesinato de sus luchadores y luchadoras. Sólo en el pueblo mapuche, asciende a 146 el número de compañeras y compañeros asesinados. Estamos ante un genocidio sistemático”. En ese sentido, no dudaron en señalar que la muerte de Santiago Maldonado “fue resultado de esta política represiva”, como también el fusilamiento por la espalda de Rafael Nahuel, en Bariloche, el 25 de noviembre de 2017.

Luego de la lectura de las exigencias y reclamos, otro fue el turno en el micrófono, en donde se evidenció que este año “transcurrido desde la represión que derivó en la muerte de Santiago Maldonado fue testigo de grandes luchas y también de maniobras”, como el “operativo de encubrimiento de la responsabilidad estatal” montada desde la hora cero de la desaparición “para desviar la investigación y ocultar la presencia en la represión de Pablo Noceti, segundo de Patricia Bullrich en el Ministerio de Seguridad”. Impunidad que incluyó desde el espionaje sobre la propia familia Maldonado; la demonización de Santiago y de las comunidades mapuches; fuertes operativos represivos e infiltración de provocadores en las movilizaciones que exigían la aparición con vida y esclarecimiento del crimen; hasta amedrentamiento a los docentes y estudiantes que se animaron a preguntar ‘Santiago dónde está?’.

También se señalaron las maniobras de encubrimiento en la causa judicial: desde las dilaciones del primer juez, Otranto, que fuera quien ordenó la represión del 1 de agosto, que impidió numerosas medidas de prueba; hasta la llegada del juez Lleral, que ‘planchó’ la investigación y apuró conclusiones de la autopsia cuando apareció el cuerpo sin vida de Santiago. En este documento, se recordó que, recientemente, peritos pusieron en duda los resultados de la autopsia oficial, ante incoherencias entre el informe forense y las conclusiones, proponiendo la hipótesis de que el cuerpo fue plantado en el lugar y no estuvo 70 días en el río, como sostienen los voceros oficiales del ‘se ahogó solo’. “A pesar de la maraña judicial, con el impulso firme de la familia y la movilización popular, la lucha por justicia se abre paso. Gritamos, como hace un año, ¡fue Gendarmería, fue el Estado, fuera Bullrich!”, concluyeron.

De operaciones mediáticas al rechazo del decreto 683

Luz Jara, desde Insurgente Espacio Cultural, denunció que el rol “absolutamente perverso” desempeñado por las corporaciones mediáticas oficialistas “en los operativos que buscan la impunidad de los responsables”: desde Clarín y La Nación, hasta ‘pseudoperiodistas’ como Claudio Andrade, “inventor de mentiras tendientes a criminalizar la lucha del pueblo mapuche y armar causas judiciales”. Operaciones intencionadas políticamente por el Gobierno para “encubrir y exonerar a la Gendarmería de sus responsabilidades al sacar a Santiago del lugar de los hechos, y buscar culpabilizar y responsabilizar a la víctima y a la comunidad mapuche”.

Rol de estos medios y sus operaciones que “busca construir los enemigos internos, necesarios para justificar la represión y el exterminio selectivo de diferentes colectivos en lucha”, para legitimar la situación represiva que se sufre en el país y tildar de ‘terroristas’ “las acciones de lucha y la movilización popular por la defensa de nuestros derechos”.

Por su parte, Paloma Carlos, integrante de Feministas Libertarias de Insurgente, hizo hincapié en el régimen social y político sobre el que hunde sus raíces el Estado que desapareció y mató a Santiago Maldonado: un régimen “que pretende el despojo de nuestras riquezas y de nuestra fuerza de trabajo. El Estado pretende garantizar la seguridad jurídica de mineras, petroleras y latifundistas, con los palos de la Gendarmería y todas las fuerzas represivas. Esto se conjuga, en la etapa actual, con la necesidad de reprimir la protesta social para cumplir con las exigencias del imperialismo y del FMI”: ajuste, despidos y entrega de las riquezas naturales.

Paloma hizo mención a que el uso de la represión contra las luchas y movimientos sociales “se viene gestando desde los anteriores gobiernos, con leyes como las antiterroristas o el espionaje a las organizaciones sociales”, en donde, desde la vuelta de la democracia, los sucesivos gobiernos buscaron una suerte de “reconciliación del pueblo con las fuerzas armadas, como medio para recuperar su rol en la política y en la represión interna”. La gestión macrista profundizó esa línea con el decreto 683, que habilita la intervención de las fuerzas armadas en asuntos de seguridad interna, e impulsa “la construcción de bases norteamericanas en nuestro territorio, cuyo establecimiento ya se había pactado durante el kirchnerismo”.

Decreto que incorpora la intervención de las fuerzas armadas contra la protesta social, ya que “para el Gobierno, las ‘amenazas a la población son las luchas en defensa de los derechos del pueblo”. La reestructuración militar multiplicará la presencia de estas fuerzas en las calles y se traducirá en “una militarización y reforzamiento represivo y persecutorio contra el pueblo, que se llevará adelante en las principales ciudades del país, bajo la doctrina Chocobar”.

Por último, además de rechazar “esta nueva pretensión autoritaria del gobierno macrista”, que hace del pueblo trabajador un enemigo interno y habilita “la intervención militar contra la protesta social y la movilización popular”, exigieron: “la derogación del decreto 683; anulación de las leyes antiterroristas kirchneristas; fuera las bases norteamericanas de nuestro territorio; fuera las multinacionales; basta de fracking, agronegocios, extractivismo, agrotóxicos; devolución de los territorios ancestrales; basta de ajuste y de represión a las organizaciones sociales, a la juventud, a las y los pibes de los barrios, y a las y los artistas callejeros; fuera el FMI; justicia por Santiago”.

“Le decimos a este Estado racista y clasista que no nos vamos a rendir”

Mirta Millán, integrante de la Comunidad Mapuche Urbana Pillán Manké, llegada de la celebración de la Pachamama en el Bioparque La Máxima, remarcó que “los pueblos originarios seguimos de pie: tenemos nuestro idioma, nuestra forma de pensamiento, en contra de este sistema hegemónico y de todo lo que el gobierno actual trae con las fuerzas armadas, como lo hizo la Dictadura, y lo que implica en los territorios”. En ese sentido, indicó que en la Patagonia “estamos viendo las bases militares norteamericanas y chinas; el pueblo mapuche, las organizaciones sociales, los compañeros docentes, están siendo criminalizados por este Gobierno que está vendiendo todo a los poderes económicos multinacionales”.

En línea con lo manifestado por Jara, Millán también denunció al operador mediático Claudio Andrade, que está armando causas judiciales contra integrantes de comunidades mapuches (entre ellos, Moira, hermana de Mirta): “Esta justicia todavía no nos da el lugar para mostrar las verdaderas causas, todo lo contrario: se criminaliza cuando se reclama”. Según Millán, Andrade es un operador de Clarín y “hace poco publicó una mezcla de mentiras y barbaridades”, ya que, “si operan con algo esta gente, es con la ignorancia”. Están a la espera de que personajes como Andrade y la justicia misma dejen de operar de esa manera contra el pueblo mapuche: “Muchos de nuestros hermanos y hermanas de la Patagonia fueron a hacer una toma pacífica para pedir se esclarezca el caso de Santiago Maldonado… Y la resolución de la justicia fue criminalizarlos”.

Para Millán, el caso de Santiago Maldonado fue “un caso emergente” que demostró la base de racismo y eurocentrismo sobre el que se fundó la sociedad argentina, “bajo los parámetros de quienes tienen el poder económico, y nos quieren hacer creer que nosotros tenemos que acatar esa forma de vida, porque somos ‘los sirvientes’, ‘la miseria’, para que ellos puedan servirse, en un capitalismo que arrasa con todas las vidas humanas”. Millán reivindicó que hoy, “nuestros pueblos han subsistido, pero no porque ellos nos hacen ver como miserables, sino por la dignidad que hemos tenido en la lucha: no hemos claudicado, en ningún momento, ni aún en la Dictadura”, en la que el pueblo mapuche, por ejemplo, contó con muchos integrantes desaparecidos, “hermanos originarios que muchos de la sociedad se han olvidado”.

A propósito de desapariciones, Millán comentó que este 1ero de agosto se estaba llevando a cabo el juicio por Daniel Solano, joven guaraní, de Salta, que se fue a trabajar al Alto Valle, y desde 2011 está desaparecido: “Siete policías lo mataron, lo desaparecieron” y fueron condenados a prisión perpetua. “Hay 360 obreros que fueron maltratados, hacinados, y que estaban en una red de trata. ¿Y quién era el responsable de esto? El jefe de ExpoFrut, que hoy está como un señor funcionario, embajador, de este gobierno actual”, marcó Millán. “Más allá del dolor que nos provoca recordar las muertes de Santiago, de Rafael Nahuel, de Daniel Solano, y la de muchas y muchos de nuestros hermanos, estamos dignos, de pie, diciéndole a este Estado racista y clasista, que no nos vamos a rendir, porque la vida vale más de la miseria que ellos venden y nos hacen creer, bajo el patoterismo, la coerción y el sistema de vida con el que nos están oprimiendo”, expresó, con honda emoción.

Palabra de Mirta Millán

Últimos minutos del discurso de Mirta Fabiana Millan, en el acto y movilización, por Justicia ara Santiago Maldonado, a un año de la represión en Cushamen que implicó su desaparición y muerte.Olavarría. Miércoles 1ero de agosto de 2018.

Publicado por Miradas del Centro en Miércoles, 1 de agosto de 2018

Desde Pillán Manké, resaltaron: “Nos quieren hacer creer que ya no hay vida y que tenemos que bajar los brazos y entregarnos… ¡Eso jamás! Por eso, hoy estamos de pie, con compañeros y compañeras de distintas organizaciones sociales y políticas, para decir ¡Basta! No queremos un atropello más, porque creemos en el buen vivir, en que una sociedad puede ser más justa, que podemos tener la dignidad de dejar a nuestros hijos y nietos un lugar habitable”. Asimismo, instaron a quienes allí se apersonaron a seguir luchando para ver una sociedad distinta, a no perder la dignidad, a no bajar los brazos y a ponerse de pie: “Santiago no murió: mataron su cuerpo, pero su espíritu sigue vivo”. Y a quienes “se creen dueños de todo”, Millán dedicó un mensaje especial: “Todo tiene un ciclo en la vida. 500 años pasaron de esta colonización. Nos enseñaron a bajar la mirada, a perder nuestros cuerpos, a ser objetos en manos de ellos. Hoy decimos, más que nunca, ¡Estamos vivos! ¡Marici Weu!

Santiago en la poesía, la música, el fuego y la luz

En Tandil, la comisión ‘Verdad y Justicia por Santiago Maldonado’ fue la encargada de la convocatoria para el homenaje, en este primer aniversario sin Santiago. El punto de encuentro fue en la esquina ferroviaria de las avenidas Colón y Del Valle, donde se encuentra un mural alegórico a su figura y su lucha.

Pasadas las 18, se inició el acto, con música: “Nuestro reclamo tiene que ser escuchado”, subrayaron sus organizadores, por lo que aclararon que no harían “un minuto de silencio por Santiago, sino que lo que vamos a hacer es encender las velas, y queremos que nos escuchen y pedir Verdad y Justicia“, como sucedió a lo largo y ancho del país en este primer día de agosto.

Foto: gentileza Noticias Serranas (Ale Roldan)

Con el calor humano de unas doscientas personas, se leyeron estas palabras: “A un año de la desaparición de Santiago Maldonado, en el marco de un operativo represivo, seguimos reclamando Verdad y Justicia por Santiago. Un año en el que hubo entorpecimiento en la investigación. Un año en el que se intentó desacreditar a su persona, a su actitud solidaria, a sus familiares y a todo aquel que se preguntara e interpelara a las autoridades por el hecho.

“Por ejemplo, nos preguntamos: ¿Cómo el cuerpo de Santiago apareció en un lugar que habían rastrillado varias veces? ¿Cómo ‘nadó’ 300 metros contra corriente después de muerto? ¿Quién atendió su celular? Mientras los medios monopólicos instan a dar por cerrado el tema, porque ‘simplemente se ahogó’, nosotros seguimos preguntando y exigiendo respuestas. Como queremos la luz de la Verdad sobre todo lo ocurrido, encendemos nuestras velas y homenajeamos la figura de Santiago, un joven solidario. Como exigimos Justicia, no estaremos en silencio”.

Foto: gentileza Noticias Serranas (Ale Roldan)

Junto al grupo de tambores que acompañaba el homenaje, realizaron un minuto de aplausos y luego se leyeron dos poesías: una, enviada desde 25 de Mayo (ciudad de donde era oriundo Santiago); la otra, escrita por Edgardo Zouza, integrante de la Comisión. Con el micrófono abierto, se pidió por Santiago y por Milagro Sala. Se aprovechó también la ocasión para agradecer a quienes se han movilizado desde el primer día por esta causa y a quienes realizaron el mural; y se invitó a la presentación del libro de poesías sobre y para Santiago, denominado ‘Hay palabras alrededor de este cuerpo’, que será el próximo viernes 10 de agosto, a las 16, en el marco de la Feria del Libro Tandil. Se encendieron las velas sobre el mural de Santiago Maldonado y el cierre estuvo a cargo del Candombe del Encuentro.

Foto: gentileza Fan Tomas.

Recordar y exigir justicia por Santiago, un año después

¿Fuerzas Armadas en la Seguridad Interior? Cosecha de repudios al andar

El ritual a la Pachamama se celebró en Olavarría