Azul en su lucha por el trabajo

La situación laboral en Azul se complica día a día. Los fabriqueros de Fanazul decidieron apostarse en las puertas de la fábrica para evitar su desmantelamiento, mientras los trabajadores de la cerámica Valle Viejo tomaron la fábrica por incumplimientos de la patronal. En ese marco, convocan a una movida de toda la población en contra de los tarifazos para el viernes 13.

Fuente: Lu10 Radio Azul

Los operarios denuncian que al problema de la falta de pago del gas y la luz y la deuda con los trabajadores, se suman las suspensiones injustificadas por parte de la empresa de la familia sanjuanina Colombo, cuyos dueños no se han hecho presentes, que tiene su planta en calle Malvinas y Bogliano de Villa Piazza norte. Los sesenta operarios se mantienen unidos en la medida de fuerza que realizan con el apoyo del Sindicato Ceramista.

El delegado Miguel Leiva expresó los reclamos que llevaron a la retención total de tareas, que incluyen la falta de pago del último aumento paritario de 2017: cobran con “hora vieja” el medio aguinaldo de julio y el aguinaldo completo de diciembre, a lo que se suma un monto no remunerativo de $5000 correspondiente a diciembre y enero; además de trabajar sin ART ni cobertura médica, con carencia de ropa de trabajo y de seguridad, y en malas condiciones. También aseguró que desde el Municipio, desde que se fue Juan Arruti de Producción y Empleo, se cortó el contacto y no son atendidos por ningún funcionario.

Fuente: Lu10 Radio Azul

Por su parte, los fabriqueros de Fanazul organizaron una importante asamblea el martes en el acampe que mantienen desde hace más de 100 días para pedir la reapertura de la fábrica de pólvora. La asamblea tuvo como contexto que, hasta ahora, han sido infructuosas las gestiones que los fabriqueros hicieron ante la vicepresidenta Gabriela Michetti, quien asumió el compromiso personal y como funcionaria de ocuparse de la situación, así como las gestiones del obispo de la diócesis de Azul, monseñor Hugo Manuel Salaberry.

Los fabriqueros reafirman su confianza en la lucha para evitar que Fanazul se cierre definitivamente. Por eso, decidieron apostarse en la ruta provincial 80, frente a la fábrica, para evitar que sigan con el desguace de la planta, cerrada desde el 28 de diciembre pasado, impidiendo que salga un camión cargado con un tractor y varios elementos de los distintos talleres.

Fuente: FaceBook Omar Menchaca

En diálogo con Miradas del Centro, Vanina Zurita, secretaria General de ATE seccional Azul, explicó que los trabajadores están bloqueando la salida de camiones de Fanazul, tal lo decidido en la asamblea del martes, después de tomar conocimiento que trabajadores de la fábrica de Villa María -Córdoba- se encuentran desmantelando la planta. Ante el silencio del gobierno nacional, con el que hace dos semanas mantuvieron reuniones en las que se encontraban presentes Gabriela Michetti y Marcos Peña; encuentros en los que ellos demostraron que la fábrica es rentable, y entonces los funcionarios les pidieron un informe de la situación de la producción, ante la presentación del cual no tuvieron ninguna respuesta.

Pasadas dos semanas, se enteraron que el establecimiento estaba siendo desmantelado, por lo que los fabriqueros decidieron en asamblea acampar en la puerta de la fábrica. También entendieron que con las conversaciones, especialmente a partir de la mediación del obispo, simplemente los estaban entreteniendo sin hablar de un cierre definitivo, mientras al mismo tiempo estaban vaciando la fábrica de explosivos.

Fuente: FaceBook Omar Menchaca

Con respecto a la situación laboral azuleña, Zurita es consciente de que Azul es una ciudad con un alto índice de desocupación, especialmente con la situación de los 60 trabajadores de la cerámica Valle Viejo abandonados a su suerte. Panorama que no puede pasar inadvertido a los ojos de la población, pero que al parecer es irrelevante para los ejecutivos municipal, provincial y nacional. Esto es acompañado por el cierre de muchos comercios, ante la retracción en las ventas y los tarifazos. En ese sentido, informó que para el viernes 13 se está convocando una movida en toda la población, en contra de los tarifazos, pues el ajuste se siente en toda la población, y expresó: “Es necesario que el pueblo despierte”. Resaltó la solidaridad llegada desde Olavarría, al afirmar: “Es una caricia para todos los trabajadores, después de 100 días de acampe, 100 días de lucha, hay fuerza.

Por su parte, días atrás, Omar Menchaca, delegado de ATE Fanazul, expresó su dolor en un emotivo texto publicado en su perfil de Facebook: “Qué tristeza me invade, cuánto te extraño mi querida fábrica FANAZUL. Hoy está prácticamente cerrada, te están desmantelando, ya no queda nada del laboratorio,están sacando las materias primas de planta K, y mañana comenzarían con talleres y planta K que es la de dinamita, están por vaciar los reactores de Planta G (T.N.T.). Y nosotros todavía en la lucha por vos y por nosotros, mientras escribo, lágrimas caen, mi piel se pone como la de una gallina y el corazón parece querer detenerse. No sé a lo mejor es el día que no me acompaña. También me entero que hay compañeros en situación límite, cuando digo límite digo en situación de calle, ya no pueden pagar alquileres, hay uno que duerme en el auto, al cual ya no lo puede mantener; algunos con ruptura matrimonial por la situación que estamos viviendo. Nos queda el acampe, contención por lo menos pasar la noche y tener un plato de comida. No estábamos acostumbrado a esto. Nosotros queremos que nos devuelvan nuestro trabajo para vivir dignamente y sin tener que mendigar un subsidio.

Fuente: FaceBook Omar Menchaca

Porque a Fanazul la cerraron por capricho, por un Gobierno insensible, que nada le importa de la gente y menos de la soberanía Nacional, la cual la están entregando y eso es peligroso. La verdad que no tengo palabras, me cuesta creer todo lo que nos está pasando, y ademas no hay trabajo en ningun lado, donde la desocupación aca en Azul ya está rondando el 23%. Pienso en los chicos jòvenes,en mis nietas y nieto, en mis hijas, una de ellas también desocupada de Fanazul con una hija de 14 y otra de dos, le robaron el futuro y a nosotros los laburantes el trabajo.

Sigo escribiendo, ya con la borra de café mojada por mis lágrimas y temblando pudiendo escribir. Está injusto todo esto, ya no tenemos más cobertura médica. Los hijos de los fabriqueros que tenían un nivel de vida relativamente bueno, pasamos a ser indigente, muchos tuvieron que sacar sus hijos de las escuelas privadas, porque ya no pueden pagar la cuota que tienen estos mismos y explicarles po que sus papás o sus mamas se quedaron sin trabajo y sin plata, porque a nosotros no nos corresponde imdenizaciòn alguna, nos quedamos de un día para otro con una mano atrás y otra adelante. Ya no puedo más, mi emoción me puede.

Sólo le pido a Dios que nos ayude y también poder ver algún día que Fanazul vuelva a producir y su gente vuelva a ella. Mientras tanto, nosotros la seguimos peleando,con la ilusión de poder revertir la situación con las fuerzas que nos quedan.

En el mismo sentido, Juan Cacace, otro de los referentes de los trabajadores despedidos de Fanazul articuló en palabras su dolor al portal Azul es Noticia, que se resume en: “Nos arruinaron la vida”. Su testimonio expresa: “Nos están inhibiendo en todos lados. A las entidades crediticias no les importa nuestro drama. Hemos quedado solos, renegando y tratando de encontrar una salida y nos devuelvan nuestro trabajo. La realidad es terrible, no tenemos un peso y no sabemos cómo pagar la comida y la ropa de nuestros hijos. Lo estamos perdiendo todo y nos desmoraliza mucho. Nos empiezan a cerrar todas las puertas, no sabemos que vender para poder pagar y no quedar como deudores en todos lados. Nuestra realidad cambió notoriamente. Nos arruinaron la vida…

Fuente: Dynamo audiovisuales en “Azul es Noticia”

Mintieron en todo momento para cerrarla. Nos pidieron que acercáramos información para demostrar que la planta es productiva pero no nos dejaron sacar un solo dato. A pesar de eso, lo presentamos al informe y quedamos a la espera de los que nos digan desde el gobierno nacional. Ya pasó una semana y media y no han tomado definición alguna. Nos han basureado y maltratado de una forma muy dolorosa. Quieren vaciar la planta de TNT sin personal idóneo, sin las medidas de seguridad necesarias y lo denunciamos en el juzgado federal pero siempre hacen caso omiso a los reclamos que hacen los trabajadores”, sostuvo Cacace.

Es la palabra de uno de los trabajadores despedidos de Fanazul que aún luchan para que el Gobierno Nacional les devuelva lo que en su opinión les robó: la fuente de trabajo de 220 familias que todo Azul sufre. En ninguno de los dos casos han logrado respuestas de ayuda ni del gobierno nacional ni del provincial cuyo apoyo se ha quedado meramente en promesas.

Fuentes:  Radio Azul y Azul es noticia

Olavarría y Azul, movilizadas contra los tarifazos