Fernando Borroni, navegante de palabras necesarias…

Fernando Borroni interpela con su columna radial a los oyentes del programa de Víctor Hugo Morales y Gustavo Campana todas las mañanas en la AM750. Estuvo en Tandil para presentar el libro “La Inquisición Neoliberal” que acaba de publicarse con una charla en el local de Unidad ciudadana en una noche que fue excelente oportunidad para acercarse de primera mano a sus ideas.

El libro de Editorial Colihue, con prólogo de Víctor Hugo Morales, analiza los casi tres años del gobierno de Cambiemos desde cada una de las decisiones políticas implementadas por el gobierno, pero también desde el sistema de discurso que puso en práctica la presidencia de Mauricio Macri. Esa es la materia prima de “La inquisición neoliberal“, el libro escrito por el periodista Fernando Borroni, que acaba de publicar Editorial Colihue. El trabajo sistematiza las ideas y los análisis que Borroni vuelca diariamente en La mañana con Victor Hugo, el programa de la AM 750 (lunes a viernes, de 9 a 12) donde el autor es columnista.

Con prólogo de Morales, La inquisición neoliberal es una detallada reflexión sobre la “persecución política, desprecio de clase, censura, hambre y represión en la era Macri”. Borroni asume una mirada sobre la Argentina actual, alejada de la mera crónica de los acontecimientos que marcaron a la economía, la política y la cultura bajo gestión de Cambiemos, que todas las mañanas el periodista analiza en el programa radial conducido por VHM, para asumir una fuerte postura crítica sustentada tanto por la lucidez de sus análisis como por la fuerza que le da una posición tomada en este lado de la vereda, el de los hombres justos.

 

Al presentar el libro, Borroni explicó que en la editorial le destrozaron rápidamente la ingenua pretensión de simplemente recopilar y publicar las columnas de la radio, y en cambio le hicieron trabajar duramente hasta que consideraron que el texto era apto para publicarse. Por eso no es una mera transcripción de palabras radiales, sino el resultado de una producción pulida, tal lo que puede leerse al recorrer sus páginas.

Luego de su charla conversó con Miradas del Centro, y en referencia a que en el subtítulo está la palabra “censura”, le pedimos que nos diera un panorama de situación en la libertad de expresión en la era macri, lo que le dio oportunidad para explayarse con vehemencia: “Nosotros estamos viviendo uno de los momentos de censura más fuertes desde comienzos de la democracia . Lo que pasa que ya no es una censura donde alguien del poder que gobierna decide cerrar tu radio, tu diario o tu canal sino que es a través de las mismas operaciones que el poder económico concentrado ejerce. Radio del Plata es una muestra clara de eso, las presiones a partir de la pauta publicitaria. Hoy en día sin pauta publicitaria los medios no pueden sostenerse, y sin pauta publicitaria estatal les cuesta mucho sostenerse. Por eso hoy en día es un instrumento que se que se utiliza para censurar. Se utiliza para posicionar una determinada idea, una determinada convicción. Y eso claramente está sucediendo“.

El periodista continuó: “El caso de cuántas veces lo han echado a Víctor Hugo en distintos lugares, para luego reincorporarlo, cuando echaron de C5N a Navarro. Pero también, una autocensura también muy fuerte porque se sabe que no hay mucho espacio para decir, para pegarle al gobierno. Cuando la echaron a la negra Vernacci de radio “Con Vos”, ella dijo algo muy interesante: ‘En esta época hay más plata para callar que para hablar’ y creo que es así, y es la síntesis perfecta…

 

 

¿En este panorama, cómo analizas el rol de los medios alternativos y qué futuro les ves..?

Mucho. Los medios alternativos vienen dando una batalla hace muchísimo tiempo no de 80 a 90 yo creo que este es un mejor momento en su mejor momento no en términos económicos no en términos sino en términos de que se han constituido como una alternativa, quiero decir para muchos hombres y mujeres de la sociedad argentina en su conjunto determinados medios de la web, medios gráficos o radios comunitarias han sido una alternativa. Deciden escucharlas porque las han elegido y realmente hoy son una voz muy fuerte, sobre todo si se sigue avanzando en ese camino de articulación. `Voces libres del pueblo` es un espacio que nosotros construimos con varias radios alternativas, medios gráficos alternativos y periodistas colegas de distintos medios precisamente para articular esos medios comunitarios y es importante. Fíjate hasta qué punto cada vez está más presente el caso de la desaparición y muerte de Santiago Maldonado. Si fuera por el gobierno, por Clarín o La Nación se quería tapar. Cuando no se pudo tapar siendo entonces irreal que Santiago no estaba en el lugar, los que lograron instalar el hecho de la desaparición de Santiago fueron los medios alternativos -Página/12 por supuesto también- Juan Alonso y Sebastian Premici. Pero por sobre todo fueron los medios alternativos que venían desde el Sur y que mandaban información… Entonces yo creo que cada vez son más fuertes y son necesarios

 

 

¿Qué consejo le darías a quienes están estudiando periodismo?

No sé si un consejo, creo que el periodismo es un instrumento de la política. Quiero decir, creo que hay muchos presentadores de noticias que se paran frente a una cámara a dar una noticia que otros escriben,  que otros les dictan,  que otros cuentan previamente y simplemente la repiten. Eso me parece que está bien que es un rol, pero yo creo en un periodismo que tiene que ser un instrumento de la construcción política -no partidaria- sí de construcción política y en ese sentido el periodismo es un instrumento de las voces de poder concentrado, Por el otro lado podría ser un instrumento que le dé voz al pueblo, al campo nacional y popular. Yo creo que esa es la gran disyuntiva.

Este concepto fue inmediatamente concretado al afirmar: “El periodismo puede ser entendido como instrumento para una batalla en defensa de los derechos y los intereses del pueblo en su conjunto. A mí me gustaría que los hombres y mujeres, los jóvenes que estudian periodismo, lo hagan con una profunda vocación de recorrer un camino hacia la verdad. Después uno puede que no lo encuentre o puede que simplemente encuentre una parte de ella pero vale la pena.  Creo que hoy estamos en un momento muy difícil, siempre digo que estamos parados sobre las ruinas del periodismo… Pero bueno de ahí se puede ir avanzando. Del fondo del pozo solo cabe ir hacia adelante,  dicen. También dejar claro que hay grandes periodistas,  hay enormes periodistas en la Argentina hoy, hombres y mujeres. Pero a mí lo que más me gustaría es que se entienda es que el periodismo es un instrumento de la política, de la construcción social. Puede estar de un lado o del otro de la grieta, no importa pero que se blanquee. Eso es lo que sirve, no de una falsa independencia y una falsa objetividad que nos hace mal a todos…

 

Registro de la charla de Fernando Borroni en Tandil (Audio)

La charla de Borroni terminó con mucha emoción, cuando compartió con los presentes la carta que le escribiera a Milagro Sala:  “Para Milagro a quien jamás pude abrazar aunque lo hago a diario en los últimos dos años:

Milagro, la historia se repite como un puñal que nos atraviesa el alma una y otra vez. Tu lucha surcó los cielos de los pueblos que se desean libres hartos de ser víctimas y testigos de miles de años de depresión, dolor desarraigo y hambre.
Vos, compañera Milagro tuviste la osadía para sobrevolarlos y el coraje que solo tienen los imprescindibles para atravesarlo y encomendarte a ser el milagro de esos pueblos dolientes. Sabe a milagro arrancar a los pibes de esa pobreza que los mata a montones, a oscuras y en silencio mientras la mayoría convive con ese desgarro siempre ajenos como si fuese un orden natural de las cosas.
Signo de un modelo que se lo devora todo: nuestra cultura, nuestra tierra, nuestra fe y con ellas nuestros derechos a veces compañera sólo unas poquitas veces les damos un buen susto y les damos vuelta la taba. Pero con el tiempo parece que todo vuelve a su injusto lugar. Pero qué susto les diste. Ese susto habla de que es posible hacerlos vivir en su propio horror. A menudo me convenzo que la vida no es otra cosa que una pila de pequeñas y cotidianas luchas, como la que damos tantos por sobrevivir.
Pero la tuya es distinta. tu lucha es inmensa, a flor de piel, enseñándonos a vivir: vos no te cansaste, no te cansas. Fueron millones los que pelearon, perecieron bajo la espada y la cruz. Otros tantos fueron encarcelados torturados y esclavizados. Y miles como hoy hambreados y marginados. Indígenas negros, judíos, refugiados, pobres.
Pero en cada una de esas largas noches existió un milagro. No esos que cada tanto caen del cielo, es decir empecinados en repartirse siempre a los mismos, sino esos milagros que amasa el pueblo que los hace pan para comer, vasijas de donde beber, barro, tiendas donde cobijarse y alas para una libertad con los pies en la tierra.
Quien más que vos sabe que esa libertad sólo se echa a andar si hay justicia, y en esos caminos te embarraste. Supiste hacerlo compañera. Esos mismos milagros alguna vez en otros tiempos se llamaron Tupac Amaru, Tupac Katari, Atahualpa, Juan Chalimil, Juana Azurduy, que primero fueron brisa y luego fueron huracanes de luchas populares frente a los opresores dueños del mundo.
En esta larga senda cuesta arriba desde toda una historia, ese Milagro pasó de mano en mano, ese milagro popular pasó de mano en mano, hasta que se posó sobre tu cuerpo frágil. Se te metió en medio de una bocanada de aire. Y lo hizo porque te eligió para que seas vos compañera quien lleve por primera vez su propio nombre. El milagro popular por fin se llamó Milagro, y así te nombra todo un pueblo. El milagro de transformar la resistencia en ese poder popular que significa, que educa, que habita en un pueblo en esas escuelas, viviendas y piletas. Si te eligió a vos compañera, prefirió por fin llevar su propio nombre, con tu rostro, tus manos, tu sabiduría ignorada por los que te llaman ignorante.
Tu espalda carga el peso de toda una historia, no sólo sos este presente de dolorosa lucha empecinada esperanza su breve pasado y tu memoria y dulce futuro que te nombrara por siempre Ellos no toleran que se les dispute la historia que ninguna tinta se atreva a escribir tu nombre en sus páginas. En este modelo el pobrerío se utiliza para quitarle el polvo a los libros que llevan la pluma y la tinta de los dueños de la tinta y la pluma, y con los que luego educan.
A vos ese milagro no te estaba permitido. Pero nunca entendieron que quien ama no pide permiso para hacerlo. Nunca Te perdonarán haberles arrebatado sus derechos de señores. Les recordaste que sus fortalezas de orden y dominio son frágiles y que pueden derrumbarse si el pueblo comienza a treparse a sus muros. Jamás olvidarán tu nombre, Tu milagro. Resiste mujer, no te entregues compañía eterna, no aflojes hija de la tierra y madre de los pobres. Tu espalda, donde ayer cargaste el honor de miles hoy cruje ante el azote de los inquisidores. Pero habrá un mañana que nos devolverá la libertad, y será pronto. Es nuestra responsabilidad, es nuestro deber, nuestro amoroso deseo.

 

Son torpes y apresuradas estas palabras compañera, pero por todo lo que ellas intentan contar es que te abrazo por siempre y hasta tu libertad.

Fernando Borroni se retiró luego de dedicar ejemplares de su libro, rodeado del calor de la gente entre la que todavía resonaban sus últimas palabras: “El coraje de esta etapa, que exige esta etapa, creo que humildemente exige algo más. Saber que siempre la posibilidad de la victoria está a la mano y la derrota también. No son variantes a considerar cuando uno elige una vida de lucha. Nosotros, esta batalla tenemos que darla, tenemos que hacerla, no sé si la vamos a ver a la victoria, no sé. Ojalá que sí quizás no. No importa, porque quien hace política lo hace sobre todo por las generaciones presentes y por las que vienen