Gorilasenlaniebla

“Presidente, lo felicito; en su presidencia se logró… veinte años de negociaciones: tenemos acuerdo Mercosur-Unión Europea”, fue la frase que el canciller argentino, Jorge Faurie, pronunció ayer –embargado por la emoción– para informar la trascendente novedad al presidente Mauricio Macri.

(Opinión Por Alejandro Ippolito)

 

El canciller Faurie y el ministro de producción, Dante Sica, llamaron al presidente, que estaba en Japón, desde Bruselas: “Perdone que los despierte, presidente”-

Esta inmensa cortina de humo, montada necesariamente para tratar de instalar un discurso acorde con un progreso prometido semestre tras semestre sin otros resultados que la sequía de inversiones y la creciente pobreza; se esparce sobre la población con intenciones de ocultar en la neblina los números en rojo de una economía a punto de estallar. Era de esperarse una maniobra como esta, construida sobre una torre de mentiras y falsos escenarios de bonanza futura que no son otra cosa que una clara promesa de pauperización del trabajo y más cierres de industrias nacionales.

Más de una vez hemos rescatado aquí el sincericidio de la vice presidenta (todavía me cuesta creerlo) Gabriela Michetti, cuando dijo allá por febrero de 2016: “El modelo de país para Macri es la India” y no conforme con esa contundente afirmación, agregó: “Basta, basta, basta de Industrias, vamos hacia un modelo agroexportador y de servicios”. Esta confesión de parte es hoy corroborada por este principio de acuerdo entre un alicaído Mercosur y una Unión Europea que no disminuye su afán colonialista de siempre.

Las noticias hablaban de un “acuerdo histórico” tras 20 años de negociaciones lo cual no es cierto tal como veremos más adelante y en la sección “Contextos” ya que nos fueron 20 años de negociaciones continuas sino que se interrumpieron, precisamente,, cuando el Mercosur tenía intenciones proteccionistas en la región y no se iba a arrodillar ante los requerimientos de la Europa mezquina y oportunista.

Ese paréntesis se dio cuando en Argentina gobernaba Néstor Kirchner y en Brasil hacía lo propio Lula da Silva. Esas famosas negociaciones, que hoy ven la luz de la prosperidad y el futuro venturoso gracias al “mejor equipo de los últimos 50 años”, comenzaron en aquellos años del desguace nacional comandado por la máquina de privatizar menemista y se suspendieron durante los años de gobiernos nacionales y populares en la región y luego, con el advenimiento de la oligarquía terrateniente y su eterna visión de la Argentina agroexportadora, se retomaron en el 2016.

Lo que se promete, ya que no es un hecho sino que las instancias de aprobación de los diferentes congresos de cada país involucrado deben refrendar este acuerdo y eso levaría unos dos años aproximadamente, es una supuesta apertura de los mercados europeos a los productos del Mercosur. La quita de aranceles supuestamente pondrían en una situación más ventajosa a aquellos productores que logren aguantar las condiciones económicas entre diez y veinte años, ya que la promesa de arancel CERO, llevaría esa cantidad de tiempo para cumplirse.

Básicamente el acuerdo que celebra el gobierno como una iniciativa “inteligente” es el episodio reiterado de nuestra historia en la que Europa nos deja sus espejos de colores y se lleva el oro en sus modernas embarcaciones. Según consigna en su edición del sábado 29 de junio el diario Página/12: “En términos generales, los puntos clave del acuerdo promueven la liberación de las exportaciones agropecuarias hacia Europa por parte de los países miembros del Mercosur, mientras que los productos industriales con valor agregado entrarán libremente a los países del Cono Sur.” , y agrega que: “La Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur (Ccscs) rechazó el acuerdo suscrito entre los organismos de la Unión Europea (UE) y el Mercado Común del Sur (Mercosur). Mediante un comunicado, la agrupación, que comprende a las 20 principales centrales sindicales de Argentina (CGT, CTA), Brasil (CUT), Chile, Bolivia, Paraguay, Uruguay (PIT-CNT) y Venezuela afirmó que el acuerdo “es la sentencia de muerte de nuestras industrias y de gran parte de nuestro trabajo decente y empleo de calidad. Alertamos a nuestros pueblos sobre el funesto impacto que este acuerdo tendrá para el sistema productivo de la región en general, y para ciertas ramas de producción estratégicas en particular”, rezó el documento suscrito por el organismo.”.

 

La niebla mediática que ha cubierto el accionar de los gorilas en estos años, las tropelías económicas y los desfalcos, con fuga de capitales y blanqueos obscenos incluídos, se predispones esta vez a visibilizar tras la humareda una apertura al mundo que los gobiernos “populistas” le habían negado a la industria nacional con esa estúpida obstinación por proteger el mercado interno y promover el consumo nacional. Así como celebraron el maravilloso “acuerdo” con los fondos buitres a poco de asumir y en estos últimos años festejaron el “acuerdo” con el FMI que no era otra cosa que la extremaunción de los prestamistas internacionales, hoy vuelven a proyectar como una ventaja que pongamos de rodillas a la industria nacional y volvamos al paraíso conservador y oligarca de la exportación de productos primarios agropecuarios y compremos manufacturas y productos industrializados a los europeos. El granero del mundo, que en boca de Macri se convirtió en la promesa de ser “el supermercado del mundo” no tiene en cuenta el trabajo de calidad ni la superación de los alarmantes niveles de hambre, indigencia y pobreza que destrozan nuestro tejido social.

Acompañados convenientemente por un sector de clase media colonizado por los medios que aplauden cada una de las monerías del gobierno y llevados en andas por aquellos que tienen en la Argentina más del 60% de sus intereses económicos en tanto acreedores, como es el caso del FMI; el desgastado gobierno de Macri y sus laderos que aún le quedan se juegan esta última carta, y vaya a saber qué concesiones habrán hecho con tal de lograr esta nueva foto mentirosa y el video de las palmadas del canciller en la espalda del patético ministro de Producción, Dante Sica.

Este dudoso acuerdo de Bruselas tuvo otro protagonista central para nada menor, el ministro de Agroindustria, Luis Etchebehere, acusado de esclavista y defraudaciones varias.

Este patrón de estancia es el que hoy sale por diversos medios a decir que este acuerdo va a ocasionar más y mejor trabajo para los argentinos, con mejores condiciones y beneficios. Más y más humo de un grupo de funcionarios que han entendido, un poco por consejo de Durán Barba y otro poco por tradición personal, que minetinedo llegarán muy lejos y podrán tomar por idiotas a los habitantes del espanto cuantas veces quieran. Con cara de cemento y sobreactuaciones rimbombantes, desde el presidente hasta el último secretario, salen a decir las mentiras más descaradas sin ruborizarse. Protagonistas de un saqueo descomunal y un maltrato hacia el pueblo con escasos precedentes en democracia, se valen de cualquier recurso para continuar con su lógica de “si no hay pan, por lo menos que haya circo”.

 

(23-6-2014 / Infojus)

Tengamos en cuenta que muchos de los integrantes de la banda gubernamental tienen intereses en negocios agropecuarios, desde el presidente y la vice, para abajo y este nueva perspectiva de engordar aún más sus cuentas particulares en dólares amerita incluso que el canciller “despierte” al presidente para darle la buena nueva.

El padre
Don Franco Macri, desde Socma (Sociedad Macri), compró a fines de la década del 90 dos campos en la zona de Orán (Salta) que suman 20.000 hectáreas y son conocidas con el nombre “El Yuto”. Pagó por ellas 1,8 millones de dólares (90 dólares la ha). Con una fuerte inversión en riego está haciendo algodón, poroto y soja principalmente. Se asoció con la empresa Anderson Clayton para montar una desmotadora en las cercanías (Salta Cotton), y ahora que ya está asociado con empresas chinas en un puerto de Santa Fe y en el Ferrocarril Belgrano, anda en tratativas con la empresa aceitera de ese país Sanhe Hopefull.

Hace dos años se ha asociado con capitales de Israel y tecnología de la Universidad Ben Gurión para hacer un poco más de 2.000 has de hortalizas para exportar a Europa.

En su momento manifestó: “el agro es fundamental para el logro del objetivo estratégico de duplicar la facturación en los próximos cinco años”.

El hijo
En declaraciones al diario santiagueño El Liberal del 7 de setiembre del 2006, Mauricio Macri dijo: “Yo me retiré de la vida empresaria y estoy justamente en el tema de la ganadería en Santiago del Estero, soy socio de José Uriburu que es un viejo inversor en la provincia. Seguimos trabajando en la cría de ganado de exportación en el establecimiento La Pastoril Santiagueña, estamos en unas 20.000 cabezas y tenemos la idea de incrementarlas en un 20% más.” (PCR – 2010)

La Voz – 28/07/18

 

 

Y por supuesto, no podemos dejar de lado la intención permanente del gobierno de producir a toda costa la tan ansiada (por ellos y el FMI) Reforma Laboral. El mercado competitivo que el acuerdo de Bruselas expone necesitará de mano de obra barata, a los niveles de China o la India precisamente, una brecha cada vez más marcada entre ricos y pobres, exclusión masiva como política de Estado, jubilaciones decrecientes y rumbo a la privatización de las cajas; un panorama de “sálvese quien pueda” que preocupa y enciende una nueva luz de alerta entre los trabajadores y los sectores sindicales de nuestro país y de la región en donde Macri y Bolsonaro se han erigido en los principalles títeres de los intereses económicos imperialistas y una oportunidad inigualable

 


 

 


 

 

Este y otros muchos escritos similares los encontrás en el semanario El grito de la Hormiga. Suscribite enviando un mail a cafeconpatria@gmail.com