La CET te quiere libre, linda… y enrejada

En la tarde de este viernes 8 de marzo, en un escueto acto, con poca convocatoria, y a tan pocos metros como minutos de iniciarse la multitudinaria marcha por el centro, la Cámara Empresaria de Tandil, con el acompañamiento del Municipio y de la Unicen, inauguró un mural alusivo al Día Internacional de las Mujeres. Más allá del tono ‘naif’ del boceto que se aprobó (en detrimento de otro más apropiado para homenajear a la mujer ‘trabajadora y combativa’), todo parecía bien, hasta que al otro lado de la plaza del pasaje Fournier, el detalle oculto… y polémico.

Pocos medios publicaron apenas unas líneas de la cobertura de esa inauguración, y las fotos allí compartidas no dan cuenta de todos los tramos del mural en cuestión. Flores silvestres en colores claros, que rodean la frase ‘8 de marzo – Día Internacional de la Mujer’, separada por el logo de la Cámara Empresaria Tandil. Institución que realizó la invitación al evento y, como se puede observar en su página web, el motivo principal de la obra sería una mujer, de mediana edad, con sus brazos extendidos hacia atrás, inmersa en algo parecido a un mar vegetal.

Invitación que aparecía en la página web de la CET.

A primera vista, al acercarse al lugar de la cita, más allá de las florcitas y la frase, la dicha mujer, central en la tarjeta de invitación, brillaba… por su ausencia. Sin embargo, atroz sorpresa se llevaron las y los concurrentes al cruzar la reja de ingreso a la plaza y observar cómo había quedado la totalidad de la obra. Allí, por fin, encontraron a la bella mujer, con sus cabellos al viento, sus ojos cerrados, en clara actitud e tranquilidad y libertad… ¿Libertad dije? Sí, aunque una concepción de libertad por demás particular y contradictoria: tras las rejas. La imagen conjunta de esta mujer libre pero encerrada, casi escondida, al fondo y en la oscuridad despertó reacciones varias, ninguna parecida a un halago.

En un contexto de crisis al interior de la Cámara Empresaria de Tandil que ya se desborda del perímetro de Mitre al 800; en el que su jerarquía prácticamente disolvió el Espacio de Mujeres Empresarias; una institución que cumple sus primeros cien años, en la que buena parte de su padrón de afiliados lo constituyen mujeres al frente de empresas de diversos rubros, pero que históricamente su mesa chica ha sido dirigida por hombres, y en modo cíclico de ‘figuritas repetidas’. Cíclico también ha sido el pedido de desnaturalizar y deconstruir la tradición machista (y, cuando no, misógina) del manejo del poder en estas cámaras, para dar lugar al posicionamiento de las mujeres en esos espacios de decisión. En este sentido, esa mujer encerrada y enrejada, ¿será una respuesta a la exigencia de paridad en las cámaras empresariales? ¿Será una declaración de principios y de su perspectiva sobre el rol e importancia de las mujeres en la sociedad y en su propio seno camarista?

Tal lo planteado en el registro del medio colega ‘La Voz de Tandil’ y de testigos casuales, el acto no tuvo gran convocatoria. De hecho, que de la propia CET, organizadora del mural conmemorativo, hubiera muy poco público, también puede dar cuenta de la falta de legitimidad de esta entidad en torno a la importancia dada a sus propias mujeres socias. Estuvieron presentes, entre otros, el intendente Miguel Lunghi y el presidente de la Cámara Empresaria de Tandil, Agustín Usandizaga.

Según declaró Lunghi a La Voz de Tandil, para el jefe comunal fue “una muy buena idea” la de realizar el mural. “El Día de la Mujer es un momento de reflexión, para seguir luchando por la igualdad de derechos, de posibilidades. Creo que es la manera de cambiar el mundo, y con mucho sacrificio se va avanzando. Se necesita estar muy atento. Este año ha sido muy difícil para la mujer, con muchos femicidios. Hay que estar juntos hombres y mujeres buscando soluciones para vivir como se debe vivir“.

El intendente hizo alusión, en relación a Tandil, a los progresos de su gestión: “Hemos creado la Dirección de las Mujeres (SIC), impulsados por las mujeres que lo pidieron, lo reclamaron. Además, hemos creado la Casa de Abrigo, que está trabajando muy bien; hay muchos alquileres para las víctimas de violencia; ayudamos con alimentación, los botones antipánico”. Reconoció que “no es un tema fácil: hay muchas cosas que no se dicen, hay drogas, hay mucho alcohol. No puede haber un ser humano que viole, que pegue o que mate” y señaló que desde el Municipio tienen “un buen diálogo con los diferentes sectores y trabajamos de manera conjunta“.

Foto: gentileza La Voz de Tandil.

Como acostumbra, quien ocupa el sillón de Dufau desde hace poco más de 15 años brindó su particular reflexión sobre el tema: “Creo que la mujer es un ser extraordinario. Como médico, he estado en la situación de tener que dar noticias de enfermedades de sus hijos: los padres se han caído y la mujer es la que, con lágrimas en los ojos, se quedó sentada y atenta a lo que hacer. La mujer es fortaleza“.

Usandizaga no reflexionó sobre el mural que lleva la firma de la entidad que preside, sino que indicó que este próximo 14 de marzo tendrá lugar la actividad ‘Mujeres de mi ciudad’, a las 20, en la sede de la CET (Mitre 856); y acotó: “Nosotros tenemos mujeres dentro de la Comisión Directiva y siempre buscamos que haya más mujeres. Hemos armado una serie de encuentros de formación dirigencial. Por suerte, en el primero, la mitad eran mujeres y ahora el próximo 20 de marzo se desarrollará el segundo y esperamos que se sumen más, para que este año, en la renovación de autoridades, puedan sumarse más a la gestión. Nosotros no tenemos restricción: queremos que se sumen todas las que quieran“.

Foto: gentileza La Voz de Tandil.

Por lo pronto, en una semana en la que el Concejo Deliberante de Tandil trató y aprobó por unanimidad la adhesión a la Ley Nacional 27.499 (Ley Micaela), de capacitación obligatoria en género y violencia contra la mujer en todo el ámbito público municipal; en la que se realizó una marcha multitudinaria de miles de mujeres en las calles; y con la reedición de la denuncia (ahora pública) y lucha por la igualdad que se está dando al interior de ámbitos tradicionalmente manejados por hombres intentando; en pleno siglo XXI, hay quienes aún priorizan estampar su marca antes que la visibilización y el reconocimiento de las mujeres… ¡En un mural dedicado a ellas e inaugurado en su propio día!

Minutos después de ese acto, marcado por la brevedad y la soledad en lo convocante, poco más de dos mil mujeres tandileras marchaban unidas en el canto de ‘Abajo el patriarcado que va a caer’, como las rejas en que dejaron encerrada a esa mujer adherida a la pared. No faltarán quienes la posicionen en el lugar que realmente se merece en el mural… y en la vida de esa institución ahora centenaria. Y va a vencer.

LAS MUJERES EN EL IMAGINARIO (DE LOS HOMBRES DEL MUNICIPIO, LA CET Y LA UNICEN)

Entre las reflexiones provocadas por este ‘peculiar’ homenaje a las mujeres, rescatamos del mundo Face el aporte de Matilde Balduzzi, docente e investigadora de la Unicen, que lleva el título de este mismo apartado: “Ayer, luego de una salida, fui con mi hija y unas amigas a ver, personalmente, el mural del municipio. Ese mural que se inauguró, en un acto de escasa concurrencia, el 8 de marzo pasado, mientras miles de mujeres marchábamos por las calles de la ciudad. Pensé entonces, en la pervivencia de ciertas representaciones en el imaginario colectivo”.

“Para encontrar algo semejante a lo que ilustra el mural, hay que remitirse muy lejos en el tiempo, a las últimas décadas del siglo XIX y primeras del siglo XX. En la literatura de esa época y luego en los folletines y novelitas de consumo masivo -que se vendían en los quioscos y compraban sobre todo las mujeres-, y más tarde, en el cine mudo, la imagen que predomina es la de la heroína romántica”.

“¿Qué es la heroína romántica? La mujer bella y buena, pura, sensible y abnegada, dispuesta a realizar actos heroicos, guiándose no por la razón sino por su exquisita sensibilidad. Más o menos en estos términos describe José Mármol a la heroína de su novela ‘Amalia’, paradigma de esta representación social sobre las mujeres”.

“Esta mujer -la heroína romántica- que aparece en las películas de la primera etapa del cine argentino (para las/los que conocen la sistematización de Peña, el comprendido entre 1896 y 1932), es un ser etéreo, sublime y sufriente, capaz de los mayores sacrificios. Por supuesto, frente a las peripecias que le toca vivir, ella es fuerte, se sobrepone a la adversidad y sobre todo, se olvida de sí misma, solo piensa en los demás. Es fundamentalmente, abnegada”.

“Bueno, más de 100 años después, el imaginario colectivo parece revivir, intacto, en la imagen que el Municipio de Tandil, la Cámara Empresaria y la Unicen, dejaron plasmada en un muro de la ciudad. Las palabras del intendente durante el acto, subrayan este imaginario: ‘La mujer es un ser extraordinario. Como médico he estado en la situación de tener que dar noticias de enfermedades de sus hijos, los padres se han caído y la mujer es la que, por supuesto con lágrimas en los ojos, se quedó sentada y atenta a lo que hacer. La mujer es fortaleza’.”