La región marchó orgushosamente por las calles olavarrienses

La Casa del Bicentenario se llenó de color durante toda la tarde de este sábado 1. Cientos de personas se acercaron, desde varios puntos de Olavarría, pero también de la región: Azul, Tandil, Rauch, Necochea, entre otros. Con una gran movilización y diversos números artísticos, tuvo lugar la Marcha Regional del Orgusho LGTBIQ+ Olavarría 2018, para reafirmar que lo personal es político y que, efectivamente, el orgullo es una respuesta política.

Mientras en Tandil se realizaba el 5to Festival Espacio Queer (simultáneo con Bariloche, Godoy Cruz, Tucumán y La Plata), con el auspicio del CiSoC, las áreas de Género y Cultura de la Unicen, ABRA TV y el Espacio Incaa Unicen, el verde, las escalinatas y las inmediaciones de la Casa del Bicentenario de Olavarría se poblaron de gente de todas las edades y diversidades. Hacia las 15 se inició el encuentro, con intervenciones artísticas (como las de la colectiva Artemisa), junto a talleres sobre uso seguro de misoprostol (a cargo de Socorristas Olavarría) y de la importancia de implementar la Educación Sexual Integral. Entre los tacones, las plataformas, los abrazos y el glitter, se armaron stands de información y de venta de pañuelos, artesanías, ropa, anotadores y demás. Se hizo mucho énfasis en recordar a Mara Navarro, asesinada por la policía hace catorce años en Olavarría. Desaparición y posterior travesticidio que aún se mantiene en la impunidad, con la complicidad de los poderes político, judicial y, desde ya, policial.

La marcha partió de la esquina de Riobamba y Bolívar, hacia Coronel Suárez, hasta Vicente López, encabezada por la bandera oficial de la manifestación y un auto convertido en unicornio. Las caras de algunas y algunos olavarrienses eran dignas de retrato, mezcla de sorpresa, estupor y contrariedad. Al llegar frente a la Iglesia San José, quienes organizaron la marcha expresaron: “Nosotres no decimos trolo o puto de manera peyorativa: es nuestra identidad, y estamos orgullosos de ser putos, tortas, lesbianas, travas”. También incentivaron a copar la ciudad y pidieron: “¡Basta de tener que irnos porque nos discriminan, porque nos señalan! Ocupemos los espacios que tenemos que ocupar, donde se construyen las políticas públicas”.

A metros del Paseo Jesús Mendía, las y los activistas, a bordo del auto-unicornio, leyeron reclamos al Municipio y a la Iglesia, tales como la implementación del cupo laboral trans-travesti, y la denuncia de los recursos destinados a la Iglesia Católica y a campañas retrógradas como la de ‘Con mis hijos no te metas’, frente al vaciamiento en los programas de salud. “Con tus hijos sí nos metemos, para que puedan detectar cuándo se trata de una situación de abuso, para que puedan crecer libres, cuando son condenados por este sistema machista heteropatriarcal”, señalaron.

La marcha prosiguió hacia calle Belgrano, para hacer un alto frente a la comisaría. Allí cantaron “Yo sabía que a Mara Navarro la mató la policía”, ante la mirada de algunas y algunos oficiales en la vereda. Allí se denunció que “mientras el caso sigue impune, seguimos conviviendo con los asesinos. El reclamo de justicia está presente. La respuesta es siempre la misma”. Se manifestaron por una justicia “que no vulnere y que prevenga las situaciones que llevan a la muerte”. También alertaron que “los transfemicidios y travesticidios son crímenes de odio. No seamos indiferentes. A Mara la desaparecieron y la mataron en la cara de la gente”, como también a la travesti asesinada y quemada en el colectivo de La Estrella, “que no sabemos quién es: ni sus familiares ni amigos ni conocidos reclamaron justicia, tal vez porque desconocen su triste destino. Ni el Estado ni la Justicia reclamaron por su nombre. Aún su cuerpo espera en la morgue judicial de Azul ser reconocida”. En ese sentido, sindicaron al Estado como responsable, por no llevar políticas públicas concretas “que cambien nuestra realidad”. Todas y todos los allí reunidos gritaron varias veces “¡Mara Navarro Presente! ¡Ahora y siempre¡”.

La movilización prosiguió por Brown, para regresar al inicial punto de encuentro por el puente de Coronel Suárez hacia Riobamba. Mientras se acercaban nuevamente las columnas a la Casa del Bicentenario, una extraña escena se observó al otro lado del arroyo Tapalqué, a metros del monumento al General José de San Martín: una treintena de personas, con chombas celestes, en su mayoría hombres y niños, se encontraban con globos blancos y celestes. La asociación con las agrupaciones antiderechos fue lineal, automática. Minutos después, ese grupo soltó los globos, que sobrevolaron el escenario de Festival del Orgusho. Entre ellos, un gigante 2 plateado junto a un globo celeste. Sin embargo, lo que parecía una clara y evidente provocación terminó siendo un malentendido: se trataba de integrantes de la Asociación Mutualista Calera Avellaneda, que estaban conmemorando el 57mo aniversario de su entidad. Y para ello, habían invitado al Parque Aguado “a todos los hijos y nietos de asociados hasta los 10 años” a una suelta de globos.

Luego de la lectura del documento, las y los integrantes de Selekta Crew se encargaron de cortar las cintas de los números artísticos. Antes de que las coreografías tomaran la escena, la directora del grupo compartió con las y los allí presentes su sentir: “Expresar con nuestros cuerpos, a través del arte de la danza, sin estereotipos, sin prejuicios ni ideales a seguir. Nadie necesita de ningún cuerpazo para bailar determinados estilos. Va mucho más allá de lo que se ve desde afuera: se trata de sentir y disfrutar de la forma en la que me quiera mover. Nos impusieron diferentes modelos de belleza a seguir y se olvidaron de transmitirnos que tenemos un cuerpo, mente y alma que debemos sentir y disfrutar libremente. Nadie puede decirte si bailas bien, si bailas mal. Nadie. Bailá. Vos mismo te pones tu objetivo y los límites en tu propio arte. Que tu modelo a seguir seas vos mismo y que tu única competencia seas vos. No te subestimes. Amate y mové el culo como lo quieras mover”.

Luego, hicieron lo suyo sobre el tablado la Gorda Insurrecta (modela gordx y performer feminista), la Chicho Térez, Alan King y Madame Lú, La Marta Show (de Rauch), la banda Blop! (de Tandil), la olavarriense Murga La Quinta Pata, junto a la DJ Pía Macaluso. Hacia las 00, la fiesta se trasladó al boliche Night Gods. En medio del festival, sobre las escalinatas y cuando aún no había arribado la noche, se informó que el 7 de diciembre se realizará la ‘Varieté para Bernarda’, a la gorra, en Chamula (Dorrego 2149), para también hablar ‘de violencia sin carpa’: grupos de jóvenes cirqueras harán una función a beneficio de Bernarda Massolo, que se encuentra en terapia intensiva, con la mitad de su cuerpo quemado, responsabilidad del obrar criminal y violento de Ángel Gabriel Rolón. “¡Dejémonos de joder con tanto machismo y tanta hijayutez! Basta de prendernos fuego, de matarnos!”, se marcó desde el micrófono.

DOCUMENTO DE LA MARCHA REGIONAL LGTBIQ+ OLAVARRÍA 2018

Lesbianas, gays, trans, queers, intersexuales y bisexuales, nos mostramos con orgullo de cómo somos y cómo queremos ser. Con orgullo respondemos a la vergüenza que nos quieren imponer. Con el mismo orgullo respondemos a las políticas de ajuste neoliberal y represión que nos impone este gobierno macrista. Con orgullo decimos ¡Al closet no volvemos nunca más! Reivindicamos nuestro derecho para arribar a la igualdad real, respetar la diferencia ante todo para que todes, todas y todos vivamos en un mundo sin violencia y sin discriminación. Reafirmamos cada una de nuestras conquistas y nos fortalecemos para seguir batallando en pos de sumar nuevas victorias.

Espejamos nuestros deseos de ser, estar y existir. Convivimos en cada ámbito de la sociedad y aportamos nuestro grano de arena afectuoso, lleno de amor, en un abrazo comprometido con la felicidad de todes, todos y todas. Como dijo alguna vez el compañero Carlos Jáuregui, ‘en una sociedad que nos enseña con la vergüenza, el orgullo es una respuesta política‘. Exigimos políticas públicas al Estado que reconozcan y reparen la vulneración histórica que sufrió el colectivo de las disidencias sexuales, la equidad de derechos, la igualdad de oportunidades, y la proyección de un futuro cada vez con menos violencia.

Reclamamos políticas públicas que lleven a la real implementación de la Ley de Educación Sexual Integral, que reconozca la perspectiva de género, respete la diversidad, valore la afectividad, que tenga perspectiva de derechos del cuidado del cuerpo y la salud.

Exigimos al Estado la implementación del cupo laboral trans travesti, que cambia la realidad de las personas de este colectivo que históricamente fue empujado a la cárcel, la prostitución sin ser elegida como un trabajo deseado, o la muerte por el solo hecho de ser. Exigimos que se reconozca la persecución política que las disidencias sexuales sufrieron en la dictadura y reclamamos por la memoria de 600 compañeres detenidos-desaparecidos con identidades de género y orientación sexual, mediante delitos y contravenciones policiales. Son 30.600 detenidos desaparecidos. Tampoco olvidamos a Julio López y a todos los desaparecidos-detenidos en democracia. En un mundo de gusanos, hay que tener coraje para ser mariposa. Con ese coraje, hoy festejamos.

Las socorristas somos feministas activistas, que nos articulamos para pasar información y acompañar a mujeres y otras personas con capacidad de gestar, que desean abortar. Para que lo hagan de manera segura, cuidada, libre. Para que atraviesen esa decisión acompañadas. Para que no sufran la desesperación por un Estado que abandona, una sociedad que juzga y también abandona. Acompañamos para que la intemperie de la clandestinidad no las extinga. Nuestro ser se enmarca en la ética del cuidado. Cuidado feminista, digno, respetuoso de las autonomías, no asistencialista. Ejercemos, al decir de la antropóloga Rita Segato, una contrapedagogía de la crueldad, entendiendo que tenernos entre nosotras y en red pone límites a la cosificación de la vida.

Sabemos que nuestros abortos, nuestras emociones, deseos, pasiones, no caben en leyes patriarcales restrictivas y condenatorias. Mientras logramos un aborto feminista, seguimos luchando. Es por ello que exigimos aborto legal, seguro y gratuito: por la soberanía de nuestras cuerpas, porque el Estado debe ser garante de nuestros derechos, porque la clandestinidad mata. Por el respeto y la dignidad de nuestras elecciones, porque ninguna mujer que no desea ser madre desea no abortar porque está prohibido por ley. Las maternidades serán elegidas o no serán. Aborto legal, seguro, gratuito y libre. Aborto feminista. Será ley.

La Ley de Educación Sexual Integral se aprobó hace 12 años, y sólo 9 de las 24 jurisdicciones de nuestro país adhieren a la misma. El acceso a la información para el cuidado de la salud sexual y reproductiva no es una opción: es un derecho humano. El Estado y las instituciones educativas tienen la obligación de garantizarlo. A través de la Educación Sexual Integral, la escuela ayuda a nuestros niñes a comprender su proceso de crecimiento, y a sentirse acompañados en el desarrollo consciente de la sexualidad y el cuidado de la salud. La ESI es para que los niños puedan diferenciar una caricia de un abuso; para que los adultos pierdan el poder sobre los cuerpos de los niñes. La ESI es para que nadie les pueda tocar sin su consentimiento.

‘La Educación Sexual Integral se hace en casa’, dicen, obviando que el 70% de los abusos se dan en el ámbito intrafamiliar. La Educación Sexual Integral es obligatoria justamente por esto. Queremos una ESI que respete la diversidad y la disidencia sexual, que promueva la responsabilidad afectiva a la hora de relacionarse con el otro, que prevenga la violencia de género, la desigualdad y la discriminación. Queremos una ESI que promueva el cuidado y reconocimiento del cuerpo. Por esto, exigimos aplicación efectiva, en todo el país, de la ley de Educación Sexual Integral. ¡Educación laica ya!

Les trabajadores y trabajadoras sexuales existimos dentro de la diversidad sexual. Somos parte de la clase obrera que se gana el mango, día a día, optando por el trabajo que creemos más conveniente dentro de las opciones que nos da este sistema capitalista. Exigimos el reconocimiento de nuestro trabajo. Exigimos derechos laborales y la modificación de la Ley de Trata para que se diferencie ‘trata de personas’ de ‘trabajo sexual’, y dejen de criminalizar a aquellas personas compañeras que intentan organizarse para poder trabajar.

Exigimos la derogación de todos los códigos contravencionales que penalizan la oferta de servicios sexuales en el espacio público y que le dan poder a la policía para hostigarnos, violentarnos y detenernos, principalmente a nuestras compañeras trans. La calle es de todes. A los vecinos caretas de nuestra ciudad, que no quieren que trabajemos en la vía pública, les pedimos que no nos manden a la yuta: que se acerquen, que hablen con nosotros, que entiendan que somos trabajadores y trabajadoras como cualquiera de elles. Exigimos alternativas laborales para todas las personas que ya no quieran ejercer el trabajo sexual. Vamos con las putas, nunca con la yuta. Trabajo sexual es trabajo.

Las leyes 22.162 y 22.950, sancionadas por Videla y Bignone, obligan al Estado argentino a pagar sumas millonarias a la Iglesia Católica. En este año, el Estado nacional destinó más de 130 millones de pesos a la Iglesia, lo que equivale a 46.800 pesos mensuales para cada obispo. También se les paga a arzobispos, sacerdotes y seminaristas. Además de la plata que recibe del gobierno, que no es poca, también están exentos de impuestos, tanto sobre sus inmuebles y vehículos, como de las colectas multimillonarias que realizan. Así todo, siendo una de las empresas fraudulentas más grandes del país y con un montón de casos de pedofilia y abusos confirmados, tantos acá como en el exterior, la iglesia católica, aún en 2018, sigue teniendo una notoria influencia en la política nacional, y esto implica necesariamente las medidas de gobierno. Se puede visualizar claramente en el debate sobre el aborto libre, legal, seguro y gratuito; en la aplicación efectiva de la Ley de Educación Sexual Integral; y en otros asuntos que tienen que ver con ganancias de derechos fundamentales para nuestra sociedad. A Bergoglio le decimos que no necesitamos psiquiatras desde chicas; y que no olvidamos cuando dijo que la Ley de Matrimonio Igualitario era una movida de ‘Satanás’, y llamó a su séquito a apoyarlo en la ‘guerra de Dios’. A la Iglesia Católica le decimos ¡Basta de rosarios en nuestras cuerpas! ¡Separación de la Iglesia y el Estado ya!

Les gordes, los que nos encajamos, los que excedemos, los que estallamos límites, costuras, cierres, asientos de micros, fronteras, ficciones, deseos. Acá están nuestros pliegues, acá están nuestros rollos, acá están nuestros cuerpos: ese que no corresponde, ese que aparentemente nadie quiere coger. Hablamos como gordes desde las estrías, celulitis, rollos grasientos y cebosos. Como proletarias de la belleza y salud, más deseantes que deseables. Hablamos les gordes que no comemos carne. Les que creemos que el racismo, el sexismo, el heterosexismo y el especismo son rejas necesarias de destruir.

Éramos la gordita buena onda, la que nadie sacaba a bailar, la que jamás logró mantener una dieta, la avergonzada, la que se cubría, a esa que siempre le querían cerrar la boca, la chancha, lechona, obesa, bola de grasa aceitosa, ballena. Para el resto, nuestro cuerpo es un gran globo deformado, grasiento. No queremos modificarnos o que nos acepten por lo que somos por dentro, ni autotorturarnos con dietas, ejercicios extremos. Queremos que los deseos se desaprendan y que nuestro cuerpo se transforme en potencia de deseo, por el simple hecho de ser cuerpo.

Hablamos para las gordas que aún se encuentran en el espacio del silencio, de la vergüenza, de la burla. Les invitamos no a salir del closet de las tallas, sino a destruirlo. El espejo no es un reflejo de la realidad: lo que vemos en él, no es más que una construcción social necesaria de deconstruir. Sacamos las garras, aullamos como lobas, y salimos del espacio del silencio. (del Manifiesto Gorde de ‘Misoginia Perro Gordo’ de Chile).

Reconocimiento de los derechos laborales de los trabajadores de la Economía Popular. El arte callejero no es delito. Le decimos NO a la criminalización y estigmatización que reciben personas con diferente elección sexual; las personas vulnerables que cayeron en la pobreza por la ausencia del Estado y la exclusión de una sociedad injusta, machista y egoísta; la pérdida de derechos y poder adquisitivo. La represión y el ajuste, como también la destrucción de organismos sociales, afectaron fuertemente a la sociedad y a los trabajadores de la economía popular, que no están ajenos a esta realidad. Nuestres compañeres trabajan diariamente sin cobertura, sin seguridad, y sufren actos de violencia constantemente. Exigimos el reconocimiento de sus derechos. Alzamos su voz y acompañamos su lucha, como también la de todes les artistas callejeros. El último año, la ciudad de Buenos Aires impulsó un proyecto que califica y rechaza al arte callejero. Repudiamos este proyecto, el cierre de los espacios culturales en el país, y el ajuste a la cultura. Entre todos, decimos ¡Basta! ¡El arte callejero no es delito!

La eliminación del Ministerio de Salud de la Nación tiene como objetivo achicar el presupuesto del sector y desproteger a la ya castigada clase trabajadora, principal beneficiaria de las políticas estatales de salud. Somos conscientes del debilitamiento del plan de vacunación más completo de América Latina; de la desaparición del programa de universalización del acceso a los medicamentos; de la interrupción de antirretrovirales; y de la suspensión de la entrega de insumos del programa de salud sexual y reproductiva, entre otros atropellos.

Exigimos restitución inmediata del Ministerio de Salud, y repudiamos el brutal recorte que atenta con las personas que vivimos con HIV. En el 2019, el 30% de las personas con HIV no podrán acceder a sus tratamientos. Exigimos una nueva Ley de HIV, hepatitis virales e infecciones de transmisión sexual; incorporación de hepatitis virales, declarando de interés nacional su prevención y tratamiento; participación activa de las personas con HIV como socios indispensables en las respuestas a las epidemias; acceso universal a los programas de provisión gratuita de medicamentos e insumos en todos los subsistemas de salud del país. Necesitamos una respuesta integral a todas las necesidades médicas, farmacológicas, psicológicas y asistenciales de las personas con VIH/Sida, hepatitis virales e ITS. No hay más tiempo: queremos una nueva ley.

[Quien leyó este punto, pidió, como persona conviviendo con HIV, que no se repitan los prejuicios ni la discriminación que sufren por parte del patriarcado, de las personas CIS, dentro del colectivo. “Es algo que está pasando y somos todes compañeres, por favor”.]

La legalización del autocultivo y consumo de marihuana, así como también la despenalización de la tenencia simple de drogas, es un reclamo de diferentes organizaciones y de gran parte de las sociedades, desde hace décadas. Desde que se visibilizaron los resultados y mejorías, luego del consumo de marihuana en personas con diferentes enfermedades y patologías graves, la lucha se expandió y comenzó a ser parte de un reclamo institucional. Sabemos y estamos convencides que detrás de toda prohibición hay un mercado especulativo que lucra con los sectores más vulnerables y con la salud de la gente. La necesidad del acceso y tenencia segura no es un capricho: no queremos continuar haciendo la vista gorda. Solicitamos la legalización inmediata en nuestro país; generar el debate y terminar con la reducción de información. Cultivar no te vuelve delincuente. ¡Legalización ya!

El promedio de vida de una persona trans en América Latina y el Caribe varía entre los 35 y 41 años. Cerca del 90% de las personas trans se encuentra por fuera del mercado formal, vive en la pobreza, y el 95% ejerce la prostitución en situaciones de extrema marginalización. Asimismo, el VIH, la silicona industrial y los asesinatos, son la primera causa de muerte. A más de 5 años de aprobada la Ley de Identidad de Género, aún quedan muchas deudas sociales y estatales para con las personas trans. La ‘Ley Amancay Diana Sacayán’, de cupo laboral trans, de la provincia de Buenos Aires, aprobada por unanimidad el 17 de septiembre de 2015, en la Legislatura, no está reglamentada, no se aplica de la manera efectiva. La ley establece para el Estado la obligatoriedad de ocupar, en una proporción no inferior al 1% de su personal, a personas travestis, transexuales y transgéneros, con el fin de promover la igualdad real de oportunidades en el empleo público.

Necesitamos una respuesta inmediata a la condena que vivimos las personas trans y de diversas identidades, al ser discriminadas laboralmente y, en muchas oportunidades, empujadas a la prostitución, sin elegirla como un trabajo deseado. Pedimos la aprobación y el cumplimiento efectivo del cupo laboral trans-travesti en todo el país ya. También hay que tener en cuenta, no solamente el acceso al trabajo, sino también el acceso a la salud, a la educación y a todos los espacios, que somos completamente excluidas y excluidos todo el tiempo, desde el primer momento en que empezamos a expresar nuestra identidad de género. Real acceso a la salud, a la educación, a todos los lugares que nosotras y nosotros tengamos ganas de acceder. Basta de CIS-sexismo.

LA REGIÓN ANDA DICIENDO…

Laura Sueldo, integrante de Mujeres del Movimiento Evita y del Frente de Acción Disidente, señaló a Miradas del Centro: “Estuvimos acompañando la jornada y marcha del orgullo gay en Olavarría. La verdad que volvimos muy contentxs. Excelente día de lucha y visibilización de la comunidad LGBTIQ”. Sobre el documento leído por la organización, indicó: “Nos pareció muy bueno, completo y abarcador de todas las luchas de la comunidad, en este contexto de ajuste feroz y avance de la derecha retrógrada y violenta”.

Otra de las voces consultadas por este portal fue la de Agustina De Arzave, militante del Chancho Feminista, organización que integra el Movimiento de Mujeres Organizadas de Azul: “Estuvo hermoso”. Analizó la confluencia que hubo entre “activistas que somos locales; activistas que vienen de afuera, que volvieron a la zona, con otras experiencias y militancia política; y juventud a mansalva”. Para De Arzave, esa confluencia “genera un combo explosivo, es muy inspirador. De ahí van a surgir cosas muy lindas”. Definió el ambiente vivido como “muy tranquilo, muy tierno, de hermandad. Me encantó el activismo gordo, mezclado con el drag queen. Fue una belleza”.

NON AGRADECIMIENTOS Y ADHESIONES

Antes de las adhesiones, Alex Herrera, de la organización de la Marcha, adelantó: “El esfuerzo que reconocemos para la realización de esta jornada es a les compañeres trabajadores de la Casa del Bicentenario; y a Alan Aguirre, de Cultura, que nos ayudó con las habilitaciones”. Recalcó: “No vamos a agradecer al Municipio, porque estamos en reclamo con el Municipio”. También agregó, a nivel individual: “Muches compañeres no se acercaron a organizar esta marcha porque decían que nosotros transamos con el Municipio”, y aclaró que la gestión, “lo único que nos dio hoy, es un sonido que hace tres días nos dijeron que no estaba, que no había escenario, que no había folletería, que no había nada de todo lo que se habían comprometido a darnos”.

Asimismo, Herrera hizo referencia a que, si bien se decía que la marcha tenía que ser autogestiva, destacó que “la plata del Estado es nuestra plata, del pueblo, y la tenemos que usar”. Criticó a quienes se quejan de los subsidios estatales pero que luego los cobran a nivel personal. “Ésta es una movida colectiva. A nuestras compañeras las matan, a nosotros nos pegan en la calle, nos corren y creemos que tiene la urgencia necesaria para que utilicemos esos fondos”, marcó. Isaías Betencurt agregó: “No le agradecemos al Estado porque es su obligación que gaste la plata de todos y todas en visibilizar la diversidad”.

Entre las adhesiones a la Marcha, se encontraban la de Ciudadanas Trans Bahía Blanca; Diversidad Juárez; Movimiento Trans ‘Nadia Echazú’ CABA; La Nelly Omar CABA; Diversidad Popular CABA; Mesa de Diversidad del PJ CABA; CHE Sida Facso Unicen; Colectiva La Navarro; AMMAR (Sindicato de trabajadores y trabajadoras sexuales); Revuelo Disidencia Rafaela; Frente Ni Una Menos Olavarría; El Chancho Feminista Azul; Socorristas Azul; Socorristas Olavarría; artistas locales independientes; Red LGBTIQ del interior de la provincia de Buenos Aires; Colectivo Mirabal Mar del Plata; Colectivo Flagrante JP Descamisados Mar del Plata; Mala Junta-Patria Grande Olavarría; Partido Justicialista Olavarría; La Cámpora Olavarría; bloque de concejales de Unidad Ciudadana; Escuela Municipal de Danzas; Unión Cívica Radical Olavarría; Juventud Radical Olavarría; Seamos Libres Olavarría; ECCyGE-Facso; Partido Obrero Olavarría; Plenario de Trabajadoras; Centro Cultural Don Cipriano Azul; Federación Argentina LGBT; Comodines de Febrero; Comisión de Género; Cara de Bicicleta; Juventud Guevarista; Unión del Pueblo; CPS 29 de mayo; Sociedad de Fomento ‘Provincias Unidas’; Convivencia en Diversidad Tandil; Tribuna Docente; Colectivo Feminista González Chávez; Red de Profesionales de la salud por el derecho a decidir; La Ramón Carrillo de la Escuela Superior de la Salud Olavarría, entre otras.

Por último, en el marco de un balance que superó ampliamente sus expectativas, desde la organización de esta marcha esperan ser más para la del venidero 2019, “y con muches de nuestres compañeres jóvenes”.

Olavarría marchó con Orgullo LGBTTTIQ

Sería hora de cambiar el nombre… y la fiesta

ESI: mejor (y necesario) hablar de ciertas cosas

A pesar de todo, hicieron el Encuentro… ¡Y que se prepare Azul!

“Que ‘feminismo’ pierda el estigma intergeneracional, es síntoma de revolución”

Abajo el patriarcado, que va a caer; arriba el feminismo que va a vencer