Macondo festejó tres días de Teatro Comunitario

El segundo Encuentro de Teatro Comunitario, se desarrolló en Olavarría del sábado 17 al lunes 19 con la organización de Macondo y la participación del grupo “Res o no Res”, de Mataderos, el grupo “Pompeya” y  el grupo “Los Bufones del Andén” así como la Mutual Sikuris.

La programación estuvo incluida en la Semana Nacional de Teatro Comunitario y tenía una sede compartida entre Olavarría y Tapalqué pues estaba previsto que la función del grupo Pompeya inaugurara el Encuentro en el Museo de la Estación en Crotto, pero los organizadores decidieron cambiar el espacio ante el pronóstico de mal clima al igual que la actuación en la sede de la Mutual Sikuris.

 

El sábado 17 las funciones se realizaron en la sede de la Sociedad de Fomento Provincias Unidas, donde el grupo Res o no Res, de Mataderos presentó “Los quijotes de la cancha” y el grupo Pompeya la obra “Alimento Des-Balanceado, otra forma de comer“.

 

El domingo 18 la actividad se trasladó a la ex estación de trenes El Provincial, donde luego del saludo de los tambores por parte de la agrupación “Laten las lonjas” abrió el grupo Pompeya con la obra “Alimento Des-Balanceado, otra forma de comer” a lo que siguió el grupo Res o no Res, de Mataderos que presentó nuevamente “Los quijotes de la cancha”

 

 

El lunes 19, también en la ex estación de trenes El Provincial, el grupo Los Bufones del Andén (Mutual Sikuris) presentó una versión abreviada de la obra “El día que la chusma acorraló a Bartolomé“, y a las 18, Res o no Res se lució con “El empréstito“, que es una parte de la vieja obra: “Perfume nacional la patria dejará de ser Colonia” que rescataron en forma de teatro semimontado.

 

Click en la imagen para ver nuestra Galería de Fotos
del 17 de noviembre (primer día del encuentro)

?

 

La obra “Alimento Des-Balanceado, otra forma de comer” está inspirada el libremente en el texto “El matadero” de Esteban Echeverría y es una excusa para hablar del hambre, pero no solamente el hambre de la comida sino de los distintos hambres que determinados sectores quieren instalar en la sociedad, haciéndonos creer que precisamos mucho más de lo que en realidad necesitamos. Es un espectaculo que el grupo transita desde 2014 en el que se pone el acento con ironía, humor y farsa, parodiando también a los medios de comunicación. El grupo Pompeya va a ser declarado de interés cultural por la legislatura porteña la semana próxima, lo que en las palabras de su director,  Gabriel Galindez: “Tiene que ver con el trabajo en el reconocimiento de estar, de seguir, de hacer, de creer de tratar de transformar a la gente con el arte.”

 

Click en la imagen para ver nuestra Galería de Fotos
del 18 de noviembre (segundo día del encuentro)

?

 

Desgranando las obras presentadas durante el Encuentro, “Los Quijotes de la cancha” representa tres momentos especiales de la historia del combativo barrio de Mataderos que pueden calificarse de quijotadas. La primera con el torito Justo Suárez, a quien cuando murió lo enterraron a escondidas, ante lo que el pueblo robó el ataúd del cementerio para velarlo en el Luna Park. La segunda es en 1981 cuando Chicago asciende a primera y la hinchada lo festeja cantando la marcha peronista, ante lo que desde la comisaría 42 mandan a un grupo de policías para arrestar a todos y llevarlos trotando hasta las celdas. Entonces sucedió que la gente del barrio iba abriendo las puertas de sus casas para hacer entrar uno a uno a los que marchaban detenidos , con lo que a la sede policial llegan muy pocos. En la tercera se recrea el mito de que durante la mal llamada “Revolución Libertadora” fue enterrado un busto de Evita debajo de la cancha de Chicago para preservarlo y que existe un grupo de gente que sabe dónde está.

 

 

Este grupo tiene otra obra llamada “Fuentevacuna“, que presenta lo que consideran la quijotada más grande del barrio, que fue la huelga y la toma del matadero Lisandro de La Torre en 1959, la cual van a retomar próximamente como homenaje porque se cumplen los 60 años de esos sucesos.

 

Click en la imagen para ver nuestra Galería de Fotos
del 19 de noviembre (tercer día del encuentro)

?

 

El grupo Los Bufones del Andén (Mutual Sikuris) con “El día que la chusma acorraló a Bartolomé” adelantó una versión abreviada de una obra musical que refleja el conocido suceso del combate de Sierra Chica en el que el militar sufrió una desdorosa derrota por parte de tres caciques. Los integrantes trabajaron fundamentándose en los escritos de Norberto galasso y de Marcelo valko para analizar la cuestión de la problemática aborigen, la “conquista del desierto que encubrió el genocidio de los pueblos originarios.

 

Por último Res o no Res cerró el Encuentro con la obra “El empréstito” como teatro semimontado. Es una parte de una producción anterior que se llamaba “Perfume nacional la patria dejará de ser Colonia“, que narra la historia del primer empréstito que tomó nuestro país a los ingleses cuando era gobernado por Rivadavia y que vino a negociar Canning, la que decidieron volver a preparar pues consideran que los sucesos actuales le han hecho cobrar nueva vigencia y a la que además están comenzando a trabajar como producción radial.

 

Pero…  ¿Qué es el Teatro Comunitario?  Consultamos a los referentes de cada grupo. Para Gabriel Galindez (Pompeya): “El teatro comunitario es teatro de vecinos para los vecinos, teatro de la comunidad para la comunidad en donde lo que trata de contar  y lo que trata de rescatar son historias que tengan que ver con memoria, con identidad y en donde nos atraviesen a nosotros como individuos y es un espacio de creación colectiva, nosotros generamos la dramaturgia, la escenografía y el vestuario, las canciones somos autogestivos, generamos nuestros propios recursos y bueno eso en síntesis es un poco el teatro comunitario.”

Para Orlando Santos, quien tuvo a su cargo la puesta de: “El empréstito“, el Teatro comunitario: “Es una forma de vida, es esencialmente ideológico. Pasa porque creemos que cada uno tiene dentro la capacidad de jugar, pase el tiempo que pase, y lo que hacemos es jugar con los vecinos, salimos y jugamos y hacemos teatro de vecinos para otros vecinos, y entendemos que cualquier vecino que tenga ganas y quiera sumarse puede hacerlo perfectamente.”

Por su parte Estela Calvo (Res o no Res) lo define como: “Teatro de vecinos, no de actores, de vecinos que se van transformando en actores a medida que participan y cuentan las historias propias, que rescatan la memoria que la identidad propia de cada barrio algo que en este momento está bastante atacado, por lo menos en la ciudad de Buenos Aires que la identidad de los barrios es algo muy poco respetado, muy atacado actualmente. Que no sólo cuenta historias propias del lugar sino otras miradas de la historia oficial, como ir haciendo otro periodismo, otra historia, otro modo de construcción. El vecino no es un enemigo, un otro, no es alguien de quien me tengo que cuidar porque me va a sacar el empleo, porque me va a robar, porque tengo que competir porque yo necesito estar en el mejor lugar ni porque todo es mérito. Es contrario totalmente a la meritocracia y la fuerza está en lo grupal, no en lo individual. De hecho cometemos errores, distintos tipos de errores, olvidarnos cosas, olvidarnos parte del vestuario, confundir la letra. Pasan esas cosas pero tenés a alguien que te levanta, te sostiene, te da otra cosa. Eso es para mi el teatro comunitario.

Para todos los grupos visitantes el Encuentro fue una fiesta, resaltaron el calor de la recepción hasta en lo mínimo. “El cuidado del otro llevado a un límite que no es común en estos tiempos“, como concluyó Estela.

Para Julio Benítez el Encuentro se resumió, además de la convocatoria de público y la emotiva convivencia con los grupos visitantes, en la felicidad de: “Poder hacer lo que lo que queremos hacer que es contar historias a través del teatro, con vecinos y con vecinas.” Para continuar: “Pasó mucho y tanto y mucho y en este encuentro en particular nos pasaron muchas cosas Todos los tres grupos tuvimos miles dificultades para vencer y para estar a como estuvimos Hoy acá … nos encontramos hay mucho en el teatro comunitario del abrazo, del Gracias de “qué bien la pasamos nos vemos, de vamos a volver” hay mucho de eso, continuamente del abrazo eso. Me llama mucho la atención me sorprende Más allá de lo que nosotros vivimos con nuestro propio grupo pero la gente que uno recibe eso es como un acto de amor y entrega…

Los proyectos futuros del grupo los resume con esperanza: “Vamos a terminar de hacer esta obra porque hicimos una versión abreviada. Es una obra de una hora 20 más o menos. Y recuperar la Estación, sí se puede. Y  hacer el carnaval. Y claro, hacer el Tercer Encuentro de Teatro Comunitario en 2019.”

 

 

Macondo concreta el Segundo Encuentro de Teatro Comunitario en Olavarría y Tapalqué