Santiago: dos inviernos después, aún sin Justicia

En el Paseo Jesús Mendía, organizaciones sociales recordaron la figura de Santiago Maldonado, a quien la Gendarmería desapareció durante más de dos meses, luego de la represión en el Pu Lof en Resistencia de Cushamen, en Chubut. Se manifestaron por las calles céntricas olavarrienses contra el intento de cierre de la causa judicial y la instauración del polémico ‘Servicio Cívico Voluntario en Valores’, a cargo de… Gendarmería.

Este 25 de julio, Santiago Maldonado hubiera cumplido treinta años, pero el 17 de octubre de 2017 fue hallado muerto, llamativa y sospechosamente, en un sector del río Chubut harto allanado durante esos dos meses que trascurrieron desde el 1ero de agosto. Pasaron dos años de esa represión a cargo de la Gendarmería y familiares de Santiago junto a organismos de derechos humanos no han descansado ni un día en el reclamo de verdad y justicia. Las irregularidades en el expediente no han cesado, y la (in)justicia pretende cerrar definitivamente el caso. “Según el expediente, el Juez Otranto se comunicó con Pablo Noceti del Ministerio de Seguridad el 3 de agosto para avisarle que iban a realizar un peritaje sobre las camionetas utilizadas en el operativo del 1ro de Agosto donde desapareció Santiago. El 5 de agosto, las camionetas habían sido lavadas. Las fajas de seguridad estaban rotas”, señalan, como parte de la exigencia por una investigación “imparcial e independiente” de las fuerzas del Ministerio de Seguridad.

En Olavarría, a pesar del frío dominante de la tarde, organizaciones sociales se dieron cita en el paseo Jesús Mendía para seguir haciendo memoria por Santiago Maldonado, en consonancia con lo que estaba sucediendo en plena Plaza de Mayo, con el denominador común del pedido de reapertura de la causa y el fin de la impunidad de las y los involucrados en la desaparición forzada y muerte del joven oriundo de la localidad bonaerense de 25 de Mayo.

Formaron una ronda y fueron tomando la palabra. Luz Jara, integrante de Espacio Insurgente, explicitó que esa convocatoria era “una forma de mantener viva la memoria y la lucha de Santiago, que al momento de la desaparición forzada estaba solidarizándose con el pueblo nación mapuche en resistencia que gobierno tras gobierno sufre la represión”. Pueblo que aún reclama la devolución de sus tierras ancestrales, y que instan a pensar cómo seguir la lucha por la autodeterminación y la autogestión de los pueblos. Jara remarcó la condición anarquista de Santiago: “Él creía que, a partir de su solidaridad, podía transformar la realidad, y en ese contexto fue asesinado por el Estado”. Sostuvo que a Maldonado lo mató la Gendarmería, que Bullrich y Macri son responsables de esa muerte, y que se debe seguir investigando y no cerrarse el caso, “aunque no confiamos en la justicia burguesa que tenemos”. También pidió Jara que se deje de utilizar la imagen de Maldonado “como mártir en películas burguesas de organizaciones que nada tienen que ver con su lucha y por partidos que hoy no están acá y que es puro oportunismo. Sus compañeres no son encapuchados infiltrados”.

En su discurso, Jara visibilizó que, en ese momento, en la plaza había más presencia policial que de costumbre, y que en anteriores marchas por la verdad y justicia sobre este caso, hubo policía infiltrada que, a propósito del oxímoron de ‘inteligencia militar’, se hacen notar fotografiando (sin pertenecer al gremio fotoperiodístico, claro está).

Mirta Millán, integrante de la Comunidad Mapuche Urbana Pillán Manké, abrió su discurso con “nuestros pueblos están vivos”, como el espíritu de Santiago Maldonado: “Seguirá siendo un guerrero. Los pueblos originarios estamos presentes para recordar por el dolor y para sentirlo presente a él y a todos los que han caído bajo la represión del Estado nacional”. Millán resaltó  la presencia de la juventud en la manifestación: “Son los que van a transformar esta sociedad, porque la gente grande ya está influenciada por el pensar de un Estado racista, xenófobo, patriarcal, que siempre bregó por una sociedad monocultural”, contracara de quienes piensan la libre determinación de los pueblos desde la diversidad, la pluralidad, “un mundo donde quepan todos los mundos y donde ninguno es más que nadie”.

Según Millán, el Estado demuestra, a través de sus fuerzas represivas, “la muerte y el avasallamiento a las comunidades originarias, con acento en el pueblo mapuche, que ha resistido a más de 200 años de colonización de los Estados argentino y chileno”. Estado argentino que intentó sabotear la realización de la marcha en Buenos Aires: “Hay gente nefasta que se guía por principios que llevan a la muerte; que piensan que siendo blancos, rubios, de ojos celestes, racistas, van a seguir manteniendo el status quo en esta sociedad”. Por último, Millán manifestó que seguirá la lucha “porque no nos olvidamos de nuestros territorios, de la megaminería y cómo están destruyendo las tierras”, y enfatizó que no es casual la relación entre el 1ero de agosto y el recuerdo de Santiago Maldonado, por abrirse un nuevo ciclo de la Pachamama: “Queremos un ciclo de luz, de verdad, de memoria, de justicia. No habrá justicia mientras encubran a los saqueadores de vidas y de territorios… ¡Marichiweu!

Yessica Almeida, del Plenario de Trabajadoras y precandidata a intendenta por el Frente de Izquierda Unidad, indicó: “No podíamos dejar pasar la fecha. Hace dos años, nos golpeó la desaparición de Santiago, acompañando la lucha del pueblo mapuche por sus tierras. Salimos inmediatamente a manifestarnos, porque sólo con la presión popular, la organización y la lucha en las calles íbamos a lograr que Santiago apareciera”. Tiempos en que se exigió ‘inmediata aparición con vida’, porque en Argentina no se podía permitir ni un desaparecido más en democracia: “Tenemos muchos y muchas compañeras asesinadas por la represión del Estado, desaparecidas en democracia, cientos de encarcelados, con causas judiciales por luchar por sus derechos humanos, a la tierra, al trabajo, a la salud, a la educación, por los derechos de las mujeres que tanto han movilizado y sacudido la tierra”, señaló Almeida.

Almeida reconoció a las organizaciones que están en las calles, “las que seguimos exigiendo justicia por Santiago Maldonado, que no permitiremos que se cierre la causa, que apoyamos a la familia”, y criticó a los partidos que se movilizaron en aquel octubre de 2017, “porque Macri podía declarar el estado de sitio, más preocupados por unas elecciones que por el asesinato de un compañero y la represión a los pueblos originarios”. La referente del Partido Obrero instó a que las juventudes se organicen: “Viven presionadas y golpeadas por el aparato represivo, las asesinan con el gatillo fácil como en Monte hace unos meses”. Denunció que las policías bonaerense, federal y local “golpean, encarcelan y persiguen a las y los pibes que se juntan en las plazas, en el parque, en los barrios”.

Finalizó Almeida su alocución rechazando “el ridículo del servicio militar encubierto”, léase el ‘servicio cívico en valores’: “¿Qué clase de valores puede enseñar la Gendarmería? ¿Agachar la cabeza, asesinar al de al lado, reprimir y golpear a quienes salen a luchar? Los valores que sí quiere la juventud son la educación, la salud, un trabajo genuino y digno, y el vivir libremente su vida”. Insistió con que, ante los tiempos venideros, la organización es la única salida, así como seguir luchando por Santiago Maldonado, por Rafael Nahuel, por Facundo Jones Huala, y por quienes han caídos “por estos gobiernos capitalistas, burgueses, opresores y asesinos”.

“FOCOS DE RESISTENCIA, LLAMAS EN LA OSCURIDAD”

Desde la Comunidad Peñi Mapu leyeron un comunicado, que compartimos: “Aquel 1 de agosto terminó de la peor manera, después de que Gendarmería desalojara a los manifestantes de la comunidad Pu Lof, que exigían la libertad del lonko Facundo Jones Huala, sobre la ruta 40, en Chubut. La cacería de mapuches terminó con un desaparecido. El accionar del Ministerio de Seguridad y la Gendarmería, la desaparición seguida de muerte, luego de una represión ilegal, volvieron a poner en escena pensamientos y acciones políticas que eran marginales en la Argentina: la persecución de los pueblos originarios y del pueblo oprimido sigue, por pensar y ser diferente, o por el hecho de ser pobres. Santiago Maldonado visibilizó la lucha, pero también a esa parte de la humanidad que tanta maldad tiene, que desata los peores demonios de la xenofobia, la represión ilegal, la muerte y el castigo a la desobediencia.

“Desde fines del 2015, decide en nombre del Estado el mismo sector social que se benefició con la Campaña del Desierto. Antes de la pérdida de su libertad y a pesar de fuertes liderazgos, la sociedad mapuche y la tehuelche desconocían el ordenamiento jerárquico y el ejercicio vertical del poder que caracteriza a la organización estatal. Hoy nos encontramos para recordar al compañero Santiago en otro aniversario de su desaparición, pero también para seguir con la lucha y la resistencia, de todos y para todos, donde el capitalismo arrasa con los países y las riquezas de la tierra. Los integrantes de la comunidad mapuche-tehuelche Peñi Mapu de Olavarría exigimos la reapertura de la causa, repudiamos el Servicio Cívico Voluntario que quieren llevar a cabo, y responsabilizamos a Patricia Bullrich y a la Gendarmería por el ataque a la comunidad Pu Lof en que se dio la desaparición seguida de muerte de Santiago Maldonado, a dos años de la represión ilegal de la que el gobierno es cómplice. Abrazamos al compañero Santiago desde el recuerdo por su lucha anarquista, su forma de pensar y de vivir, y acompañar la resistencia de los pueblos originarios. Marichiweu”.

Se leyó el poema ‘El Dios empresarial’, de Santiago Maldonado, de su fanzine ‘Vagabun2 de la Idea’, de 2015: “Dios, que estás en los cielos de tu imperio, tú que eres el guardián de las cajas fuertes; que duermes entre los lingotes de oro, plata, titanio y cobre; que estás resguardado de las crisis terrenales, cuando hay hambre, histeria colectiva, catástrofes naturales y artificiales. Tú que todo lo ves y todo lo sabes, que puedes juzgar a los mortales, decir quién entra y quién no, quién goza de felicidad y quién se arrastrará en la inmundicia precaria y putrefacta. A ti, rey de reyes, te desafiamos: baja de esa cruz barnizada de la deforestación por la civilización y la modernidad. Tus templos serán ocupados por los bárbaros y serán focos de resistencia, llamas en la oscuridad con centellas protectoras. La fuerza y la energía han de acompañarnos en los caminos de la vida que hemos elegido para afrontar hasta las situaciones adversas y los obstáculos que se presenten a lo largo y ancho del transcurso de los senderos. La vida es para vivirla y disfrutarla, no es para mirarla cómo se pasa. No es Disney, no es Gran Hermano, no es la novela más taquillera: es simplemente única, sobre todo”.

Por su parte, Paloma Carlos, desde Feministas Libertarias de Insurgente, agregó que en aquel acompañamiento de Santiago Maldonado por la libertad del lonko Facundo Jones Huala, en la Pu Lof en Resistencia Cushamen, estaba en juego “el derecho ancestral al ejercicio de una cosmovisión como nación mapuche” y la pelea con Benetton, propietario de varios miles de hectáreas en la Patagonia. El 1 de agosto de 2017, una nueva desaparición en democracia, luego de una feroz represión, “nos atravesó el cuerpo, nos invadieron las lágrimas, y nos recorrieron la mente les 30 mil compañeres detenides-desaparecides, nos acordamos de Luciano Arruga, nos preguntamos dónde está Julio López. Otra vez, el Estado intentando borrar a luchadores sociales”.

Según Carlos, desde la gestión macrista no vieron venir “la fuerza de la organización: la Plaza de Mayo colmada, ciudades de todo el país en protesta, solidaridad internacional; el ‘Fuera Bullrich’ ni las banderas de lucha exigiendo la aparición con vida de Santiago”. También hizo alusión a ese 17 de octubre de 2017 en que apareció el cuerpo de Santiago sin vida: “Las urnas electorales se tiñeron de injusticia. Quisieron enredarnos en mentiras, ensuciar a Santiago, acusar de falsedad a su familia. Lejos de callarnos, nos levantamos con más fuerza, con la que surge de la ira por la sangre derramada de nuestres compañeres”. A dos años de aquella desaparición forzada y asesinato, a manos de Mauricio Macri, Patricia Bullrich y Gendarmería, “la lucha debe fortalecerse con el replanteo de los errores y aciertos”, trazó la joven libertaria.

Un párrafo aparte mereció lo sucedido el 25 de noviembre de 2017, cuando la Prefectura asesinó a Rafael Nahuel, en la Lafken Winkul Mapu. “Muchas de las organizaciones que levantaron la figura de Santiago Maldonado, sólo se ‘pronunciaron’ por Rafael, que sí era mapuche”, criticó Carlos, y analizó: “Se marcó una otredad, una imposibilidad de identificarse con Rafael por la colonización de la cultura”. En ese punto, remarcó la necesidad de reflexionar sobre la solidaridad entre causas: “Se debe acompañar a los pueblos originarios y levantar sus banderas, pero no intentar que luchen a nuestra manera, con nuestros tiempos y consignas, enlazando la ‘blanquitud’ de pensamiento con la construcción de referentes blanques”.

Desde Feministas Libertarias, señalaron la continuidad de la represión al pueblo mapuche (que insiste en las recuperaciones territoriales, frente a los intereses de terratenientes y proyectos extractivistas), de la persecución penal al lonko Facundo Jones Huala y su extradición como preso político, y enumeraron hitos y efectos de la causa: “El Informe RAM del Ministerio de Seguridad, acusando de terroristas y procesando a quienes se solidarizaron con la lucha; el ataque mediático para deslegitimar y ensuciar la protesta; se infundió un discurso de odio, que trató de instalar la figura de un ‘enemigo’ en el pueblo mapuche, en los pueblos originarios en general, en el anarquismo, en quien se solidariza y se mete ‘en donde no debe’, según ellos”.

Las novedades del último julio no han sido las mejores. De hecho, Carlos las definió como ‘embestidas’: la excarcelación del cabo Javier Pintos, el prefecto asesino de Rafael Nahuel; la creación del ‘Servicio Cívico Voluntario en Valores’, “pretendiendo dejar a nuestres jóvenes empobrecides en manos de Gendarmería, que desapareció y asesinó a Santiago Maldonado” e impregnar aquello de ‘que vuelva el servicio militar obligatorio’ en el imaginario social; la naturalización de una fuerza militar que hace “tareas de seguridad interior, de inteligencia y de intervención en los conflictos sociales”, al punto de la creación, por decreto, de un Registro Público de Personas y Organizaciones Terroristas, continuación de la Ley Antiterrorista. El objetivo: “perseguir, judicializar y encarcelar a quienes luchan y exigen sus derechos”.

Paloma Carlos cerró: “De Santiago nos queda su voz libertaria, que puso en la calle a miles con fuerza creativa y acción directa. Santiago Maldonado vive en la lucha libertaria”. Como las y los allí presentes, exigió verdad y justicia por Santiago, y libertad a Facundo Jones Huala, preso político mapuche. Minutos después, marcharon por las calles del centro olavarriense y retornaron al paseo Jesús Mendía, donde se realizó una foto grupal alrededor de la intervención que hicieron con la imagen de Santiago y la frase ‘Santiago está vivo en la lucha’.

LA PALABRA DE LA FAMILIA MALDONADO

El 22 de julio, la familia de Santiago difundió un comunicado, para brindar información “que sustenta el pedido de reapertura de la causa”. Primer punto de las irregularidades por las que no se debe cerrar la causa: “El 24 de noviembre de 2017, el Juez Lleral comunicó a los medios el resultado definitivo de la autopsia y sus palabras fueron: ‘Maldonado falleció por ahogamiento por sumersión en un cuadro coadyuvado por hipotermia’, omitiendo que se trató de una ‘muerte violenta’, como consta en el informe de la autopsia”. El segundo, los billetes encontrados en el pantalón de Santiago, el 17 de octubre de 2017, día que hallaron su cuerpo: se encontraban en perfecto estado. La familia Maldonado solicitó su peritaje, pero el Juez Lleral denegó el pedido.

Por otra parte, los resultados de la autopsia dicen: “La temperatura corporal estaba fría debido a la crioconservación natural y artificial“. ‘Crioconservación’ que es el proceso en el que células o tejidos son congelados a muy bajas temperaturas (entre -80 C y -196 C), mientras que la temperatura del agua del Río Chubut nunca es menor a 0 C. “¿Quiere decir que estuvo en un lugar diferente al Río Chubut? Se solicitó al Juez Lleral explicación a este punto, también denegado”. El principal objetivo de los Maldonado es llegar a la verdad “a través de una investigación independiente e imparcial. Nuestra lucha por verdad y justicia sigue adelante”.

Compartimos el escrito ‘Dos años llenos de mentiras’, del puño y letra de Sergio Maldonado, hermano de Santiago, publicado en La Garganta Poderosa este 1ero de agosto: “Hoy me abunda una profunda tristeza y angustia, como también muchísimas ganas de seguir luchando. Son sentimientos contradictorios, pero en este tiempo entendí que si me hubiera quedado en mi casa sin resistir ni denunciar toda la impunidad que existe, nadie se acordaría de mi hermano menor. Como cada día, siento presente cada momento compartido, cada discusión que teníamos, cada vez que lo veía y admiraba su valor… Porque sí, era una persona con convicciones muy claras, que sabía bien dónde iba y dónde quería estar. Era completamente coherente entre sus acciones y su pensamiento.

“El primer año fue muy intenso: primero, peleando por la aparición con vida, contra el ocultamiento del entramado político y judicial. Pero una vez que encontraron el cuerpo, comenzó una escalada de violencia y agresividad muy grande, que continúa. Estamos en un momento en el que se naturaliza la muerte, la injusticia, donde crece el discurso de ‘para qué desaparecer a alguien si le puedo pegar un tiro por la espalda y no pasa nada’. Hoy se cumplen dos años desde que lo desaparecieron, dos años llenos de mentiras en los que instalaron un discurso de persecución muy grande, sembrando la represión.

“Entonces, llegamos hasta acá y nos encontramos parados en el mismo lugar que el primer día: sin saber qué le pasó a Santiago, con las pruebas manipuladas, las verdades cambiadas y el Poder Judicial sucio. Y, sobre todo, llegamos así para darle vía libre a la impunidad. Por eso, presentamos recientemente ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos un informe completo en la que desmentimos todas y cada una de sus falacias, detallando punto por punto la forma en la que operó el Gobierno con Patricia Bullrich a la cabeza, instalando mentiras con periodistas oficialistas delineando lo que fue la causa, mintiendo sobre la investigación, denigrando a Santiago hasta deshumanizarlo y humillarlo.

“El ataque hacia nosotros fue constante, inculcando a parte de la sociedad un discurso de odio que todavía prevalece y es muy difícil de contrarrestar. En ese camino de hipocresía no es casual que justo en la semana del aniversario por la desaparición de mi hermano, comience el ‘Servicio Cívico en Valores’, ¡a cargo de Gendarmería! Hagan lo que hagan, no me van a derrumbar. Y por eso, hoy volvemos a las calles reclamando que reabran la causa, exigiendo hoy y siempre, que se haga justicia por Santiago.”

365 días de ausencia y un río de impunidad

El ‘Servicio Cívico Voluntario en Valores’ no escatima en repudios

‘Hay palabras alrededor de este cuerpo’: un poemario y un registro

¿Santiago Maldonado donde está? El Estado es responsable

Desde la Glorieta se exigió aparición con vida de Santiago Maldonado

Dos meses del asesinato de Rafael Nahuel

Olavarría también marchó por Santiago Maldonado

¿Y dónde está Rafael Nahuel?

Olavarría marchó por Santiago Maldonado a dos meses de su desaparición

El plan sistemático antimapuche

En la Glorieta y en la Estación, por Santiago y Rafael

Rafael Nahuel, en las plazas de Tandil y Olavarría

La comunidad Mapuche alerta

Deliberantes de Olavarría y Tandil, por la aparición con vida de Maldonado

“Un modelo con represión y fuera de la Ley”