Sería hora de cambiar el nombre… y la fiesta

Parece ser que, en pleno siglo XXI, año 2018, hay quienes se quedaron en el tiempo. En Tandil, en un par de reconocidos boliches realizaron celebraciones supuestamente relativas a la primavera, con un título que se centra en la figura del “Mariposón”. Desde el Frente de Acción Disidente y la agrupación APIS (de estudiantes de las carreras de Veterinarias y Tecnología de los alimentos) emitieron comunicados de repudio.

Lejos de tratarse de instancias de formación y sensibilización en torno a las disidencias, instan a que los varones se disfracen (de mujeres, tal lo sugerido por los emoticones utilizados en la publicación del perfil oficial en redes) y así tomárselo en tono de mofa y burla… E incluso concursar por unos diez mil pesos! Fiestas en las consecutivas noches del 20 y 21 de septiembre, en una ciudad en la que se han denunciado ataques homofóbicos, como el sufrido por un joven en abril de este año. Una de estas fiestas, organizada por el propio boliche; la otra, por la agrupación Intravinosa, que agrupa a estudiantes de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Unicen. Al interior de la propia Facultad comienzan a vislumbrarse algunos debates al respecto. Por lo pronto, las y los ‘intravinosos’ realizaron sus celebraciones, sin más.

No faltan las voces que, al grito pelado, justifican que esta fiesta de las y los veterinarios se realiza así desde hace años. El detalle es que los tiempos cambian y hay quienes parecen no (¿querer?) percatarse, desde las alturas de váyase a saber qué supuesto pedestal. Sin embargo, a esta suerte de impunidad, se le oponen quienes ya no quieren callar más. Organizaciones que militan por el respeto a las disidencias e identidades de género, tales como el Frente de Acción Disidente y la agrupación Mujeres Trans Argentina, emitieron un comunicado al respecto. Allí expresan: “Nuestras cuerpas, identidades de género y orientaciones sexuales no son un chiste. Este 20 de septiembre y el 21, se realizarán en nuestra ciudad un par de eventos llamados ‘Noche del Mariposón’ y ‘Fiesta del Mariposón’. Uno es organizado por la agrupación de estudiantes Intravinosa de la Facultad de Ciencias Veterinarias (Unicen) en Perdón Ramón; y el otro, por Sol Disco, con motivo de celebrar el día de les estudiantes y/o el día de la Primavera.

“Muches integrantes de nuestras comunidades disidentes han manifestado, por diversas vías y con diferentes sentidos, su descontento con la realización de estos eventos, por considerarlos ofensivos y estigmatizantes. Desde Mujeres Trans Argentina y el Frente de Acción Disidente nos hacemos eco de estas palabras y posturas, y repudiamos enfáticamente el contenido altamente homofóbico, transfóbico y gordofóbico de dichos festejos.

“No existe ningún tipo de reivindicación, empoderamiento o apropiación positiva sobre el concepto de ‘puto’ y ‘mariposón’ cuando aparecen como burla o insulto en la boca de integrantes del grupo privilegiado dentro del sistema patriarcal heterocisnormativo, que nos oprime y nos estipula un modelo hegemónico a seguir. En este sentido, entendemos que cualquier intento de defensa a esta práctica fóbica, como la expuesta por la ONG Convivencia en Diversidad y compartida por el MEIVA (Movimiento de Estudiantes Independientes de Veterinarias y Alimentos, actual conducción del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Veterinarias), están absolutamente fuera de lugar, son igual de nefastas y contribuyen a reproducir las lógicas violentas que operan y operaron históricamente sobre nuestros colectivos.

“Los posicionamientos que buscan aligerar el peso de estas prácticas y discursos de odio/burla por pensarlos como parte de una cultura y una tradición supuestamente ‘inocentes’ (que, al menos nosotres, vemos como una tradición de la violencia opresora), parecen ignorar que vivimos en una ciudad en la que nos siguen golpeando por decidir ser quiénes somos y levantar la bandera del orgullo, en medio de una brutal regresión en materia de derechos humanos a nivel nacional y regional. Recordando las torturas, vejaciones, desapariciones y asesinatos de miembros de nuestros colectivos, no nos parece menor denunciar este hecho. A esa tradición de la humillación, la muerte y la vergüenza le decimos: Nunca Más.

“Desde nuestro espacio, exigimos la cancelación inmediata de las ‘Fiestas del Mariposón’ y las disculpas públicas de la agrupación Intravinosa, Perdón Ramón y Sol Disco. La transfobia, la gordofobia y la homofobia no pueden quedar impunes. Nuestras cuerpas, sexualidades y géneros no son ni el chiste ni el disfraz de ningún cisexual o heterosexual. Nuestras identidades no son el divertimento de nadie. La academia y los salones de recreación serán feministas y disidentes, o caerán ante nuestra avanzada”, concluyen.

“LA NOCHE QUE MANIFIESTA VETE HACE AÑOS Y LO SEGUIRÁ HACIENDO POR MUCHO MÁS”

Las quejas llegaron hasta quienes integran la agrupación de Veterinarias. Sin embargo, en lugar de plantear un diálogo con integrantes del Frente de Acción Disidente (con quienes jamás se comunicaron), esquivaron el asunto y se dirigieron a otro interlocutor: la ONG Convivencia en Diversidad Tandil, “para manifestar que la temática que se va a realizar no tiene como argumento u objetivo el discriminar a la diversidad sexual”, explicaron desde IntraVinosa, en una suerte de comunicado.

Según lo expuesto desde la agrupación, “además de un diálogo abierto y satisfactorio, ellos aclararon que en ningún momento lo vieron como una ofensa sino todo lo contrario”. Por esto, Convivencia en Diversidad Tandil quiso hacer pública su postura ante la situación, “y estamos muy agradecidos, tanto con ellos por recibirnos y escucharnos atentamente, como con la gente que nos brindó su apoyo y su punto de vista u opinión al respecto”, agregaron.

Para finalizar, las y los IntraVinosa aclararon que se realizaría la temática planificada e invitaron “a disfrutar la noche que manifiesta vete hace años y lo seguirá haciendo por mucho más”, sentenciando que no será la última y que no tienen en mente cambiarle ni una coma al título del evento. Una respuesta que más se asemeja a una nueva provocación, en un contexto violento como el que se vive y que sufren cotidianamente las disidencias.

“LA LUCHA DEBE DARSE DESDE LO HABITUAL, SIN USO DE LA PROBLEMÁTICA LGBTIQ PARA FINES PARTIDISTAS”

La ong Convivencia en Diversidad Tandil hizo público un comunicado, desde sus redes sociales, para dejar claro su posicionamiento, “ante las distintas consultas y situaciones dadas debido a la realización de dos eventos denominados ‘Baile del mariposon’”. Desde CED aclararon que su organización “no representa a la comunidad de minorías de diversidad sexual local, solamente representa a aquellas personas que integramos la misma, por ende puede ser el caso que surjan varias voces a favor y en contra”.

En primera instancia, expresaron que “el baile del mariposon no es exclusiva realización en nuestra localidad, es un evento de diversión que se realiza en varios lugares de nuestro país”. Desde CED, aclararon que, en el caso de Sol Disco en 2016, “cuando el locutor de la radio mostraba un alto grado de discriminación, presentando nota por mail a los propietarios de este comercio, inmediatamente se pusieron en contacto telefónico, dejando en claro que en ningún momento fue intención de ese comercio agredir, denigrar o atacar nuestra comunidad”. Allí dan cuenta de que los propietarios dispusieron “que el mismo locutor, en el mismo horario, pida las respectivas disculpas y aclarando la situación”. Reconocen, además, “la ‘igualdad’ que tienen todas las personas que concurren a dicho centro de esparcimiento, sea este de la orientación sexual o identidad de género que sea”.

Sobre la realización de la ‘Noche del mariposon’, “por una agrupación estudiantil de la Facultad de Veterinaria”, luego de dialogar con integrantes de esa agrupación, “dejando en claro que no es, en ningún momento, un ataque a nuestra comunidad, sino una forma más de incluir a una minoría aún distante dentro del claustro estudiantil de ser aceptada abiertamente, más en facultades propensas, por su conformación, a aceptar las minorías de diversidad sexual”.

En otro de los puntos del documento, manifiestan que la aceptación de “la problemática que aqueja nuestra comunidad se ve hoy reflejada por muchas de las personas que la integramos, haciéndonos parte, por ejemplo, del famoso ‘puto’ (utilizado como forma de degradación y discriminación abierta), aceptándolo como propio y reivindicando dicho término, así mismo lo de ‘el mariposon’”. Para quienes integran CED Tandil, “esta denominación o forma de expresión van dejando de ser ofensivas, en la medida que día a día reivindicamos nuestro derecho a vivir como lo deseamos, siendo el límite el derecho de la otra persona”.

Al finalizar, vuelven sobre el hecho de que “hace años se realiza este tipo de actividad con el mismo nombre, y en ningún caso tenemos conocimiento de quejas presentadas”. En ese sentido, desde CED Tandil les es “importante destacar que la lucha se debe dar desde lo habitual, sin el uso de las problemáticas LGBTIQ para fines políticos partidistas propios”, y agregan: “Mucho aún para resolver como ejemplo dentro de uno de los edificio de dicha Universidad, podemos ver aún pintados en los baños la imagen celeste y un bosquejo de hombre, y de rosa y un bosquejo de mujer. Eso hoy es una imagen elemental del binarismo H-M que sigue existiendo”, argumentaron.

“ESTAMOS EN EL SIGLO XXI”

A modo de ‘recordatorio’, desde la agrupación APIS (integrada por estudiantes de Veterinarias y Tecnología de los Alimentos) les escribieron a las comunidades de sus carreras, para invitarlas a reflexionar y a deconstruirse: “2018. Habitamos de lleno el siglo XXI. Resulta estresante leer o escuchar conceptos despectivos como ‘mariposon’ o cualquiera que se asemeje. Resulta agobiante seguir explicando las bases de la diversidad. Es muy cansador ver cómo siguen replicándose prácticas discriminatorias que responden a modelos conservas aferrados de la mano con la iglesia católica.

“Aquí vamos de nuevo: Hay un concepto llamado ‘transfobia’. ¿De qué se trata? Es el miedo, odio, falta de aceptación o incomodidad frente a personas transgénero o cuya expresión de género no se adapta a la norma, a los roles de género tradicionales. Esta actitud desencadena el estigma social que hay hacia estas personas y se expresa mediante insultos, lenguaje despectivo, intimidación, abuso y hasta violencia física en muchos casos.

“Las prácticas que reproducimos a diario se reflejan en la sociedad cada vez más devastada en la que vivimos. ¿Cuántas veces usaste ‘puto’ y ‘maricón’ para insultar a gente? ¿No te notas un poquito obsesionadx por la cavidad donde alguien ajenx a tu vida mete su pene? ¿No te hace ruido el falocentrismo por el que gira tu vida? ¿No te sentís muy mucho opresor juzgando a la gente por lo que hace con su cuerpo? Si: SU cuerpo, no tuyo. SU vida, no tuya.

“Mientras muchxs se jactan de ser respetuosxs, olvidan su falta de respeto con estas personas. Mientras muchxs se jactan de ‘ganarse la vida laburando’, olvidan que estás prácticas multiplican la estigmatización y afectan directamente a lxs transgénero, impidiéndoles adquirir trabajo, techo o cuidados de salud por el simple hecho de no responder a la norma y elegir reconocerse como ellxs lo sienten.

“Parte del estigma se basa en una supuesta debilidad, una supuesta inferioridad que lleva a una constante discriminación. Quienes soportan a diario insultos sin motivo, negativas a derechos básicos, o burlas y muchas más patéticas actitudes son los sectores disidentes. Quienes soportan el peso de una sociedad intolerante, y sobre todo de parte de grupos opresores, son en gran parte esta comunidad. Entonces… ¿Quién es le frágil? ¿Quién es le cobarde?

“Todo esto no quiere decir que se haga conscientemente (aunque en muchos casos sí), pero… ¿Alguna vez te paraste a pensar un poco? ¿Alguna vez paraste a pensar sobre las prácticas que reproducís? ¿Alguna vez pensaste en el impacto de tu intolerancia desmedida y sin un motivo real? ¿Pensaste en tus prácticas sexistas? Invitamos a que te lo cuestiones. Invitamos a que sacudas tu obsesión por la elección sexual, de género o la que sea, de cualquier persona. Invitamos a que te cuestiones, a que pienses, a que toleres, a que dejes de discriminar, a que respetes, a que aceptes la diversidad y no hagas una burla de la vida de alguien que no responde a tu manera de pensar. Te invitamos a deconstruirte.”