Vías no muertas: un Tren Solidario para el regreso del de pasajeros

Durante el último fin de semana, el tren silbó dos veces en la Estación Tandil. Y era de pasajeros. ¿Lo devolvió Vidal antes de abandonar su puesto? No. Se trató de la pasada, a la ida el sábado y a la vuelta de Tres Arroyos el domingo, del Tren Solidario. Su arribo se hizo para visibilizar la clara posibilidad del regreso del tren de pasajeros por esas mismas vías, por lo que la ocasión se convirtió en un pequeño acto de reclamo por la (de)vuelta del servicio a la ciudad serrana. Sin presencia de representante alguno del Municipio, vecinas y vecinos se acercaron al andén, sacrificando su siesta, para recibir a las y los embarcados en esta lucha iniciada en las postrimerías de junio de 2016: cuando la otrora gestión de María Eugenia Vidal en Provincia suspendió “provisoriamente” el servicio, luego del sospechoso siniestro en cercanías de Rawson.

Domingo 8 de diciembre. 14hs. Calor y mucho. En el Barrio de la Estación, estaban quienes se aprestaban a hincar el diente sobre el asado, estaban enroscando tallarines o ya degustando el postre; o bien, quienes ya se habían arrojado a los brazos de Morfeo y estaban transitando el segundo sueño. Un pequeño grupo se enteró de la llegada del Tren Solidario, el proyecto de Responsabilidad Social Empresaria de la Revista Rieles. A alguien le mandaron por whatsapp que la formación pasó por la Estación Vela minutos antes de las 13. Dardo Casal, fundador junto a su compañera Carmen de ‘Flor de Murga’ enfiló en su bicicleta desde Las Ranas hacia la Estación, pero al llegar a destino se percató del olvido de uno de los carteles que ya es ícono de la lucha por el regreso del tren de pasajeros a Tandil. A puro pedaleo, volvió con el cartel bajo el brazo y comentó a las y los allí  autoconvocados: “Hay que luchar para que el tren vuelva lo antes posible… ¡Si puede llegar!”.

Publicado por Maria Ignacia Emisora Vela en Domingo, 8 de diciembre de 2019

El sonido inconfundible y movilizante invitó a acercarse al andén. A lo lejos, se visualizó la formación brindada por Trenes Argentinos Operaciones. Esta breve visita a Tandil formó parte del viaje número 41 del Tren Solidario, que desde 2001 recolecta y distribuye alimentos en diferentes ciudades, y demuestra que la vuelta del tren de pasajeros, incluso en pueblos del interior que hace décadas no ven uno, es concretamente posible y una realidad. Este viaje 41 partió de Estación Constitución (en Capital Federal) el viernes 6 casi a las 22, y pasó por Cañuelas, Monte, Las Flores, Rauch, Tandil, Gardey, Vela, Juárez y González Chávez, para llegar a Tres Arroyos el sábado 7, con 180 pasajeros, más de cinco mil kilos de alimentos no perecederos y juguetes para donar a seis instituciones benéficas, y la renovación de un sueño: el último 1ro de noviembre se cumplieron 30 años de la última vez que de la Estación Tres Arroyos se vio partir un tren de pasajeros hacia Constitución.

A sabiendas de la movida existente en la ciudad serrana y la región, su estacionar en Tandil se dirigió a visibilizar, y que la vecindad y los gobernantes puedan ver, que el tren de pasajeros puede transitar y andar esas vías. Por ende, que la vuelta incluyera una parada en Tandil significó un hecho que se suma para reclamar la vuelta del tren de pasajeros. “Hace falta mucha voluntad política, trabajar en conjunto con los gremios y con todos los organismos que quieran que el tren vuelva”, señaló uno de sus ocupantes, a pocos metros del cartel de ‘Sala de Espera’.

En estos jóvenes 18 años, el Tren Solidario ha visitado más de 42 ciudades, recorrió más de 18 mil kilómetros de vías, y sus impulsores han juntado más de 680 mil kilos de alimentos. Como boleto, la pasajera o el pasajero que desee integrar los 150 o 200 que zarpan en cada viaje, debe aportar 15 kilos de alimentos y tres juguetes en buen estado. Iniciativa que cuenta con la colaboración de FerroSur Roca, FerroExpreso Pampeano, y de los sindicatos La Fraternidad y Unión Ferroviaria.

El paso del Tren Solidario por Tandil

[TANDIL] El Tren Solidario pasó este domingo 8 por la Estación Tandil, para reclamar por la vuelta del tren de pasajeros a la ciudad serrana y para visibilizar que puede pasar el tren de pasajeros. Algunas vecinas y vecinos se acercaron al anden para recibirlo y seguir graficando el reclamo por la devolución del servicio que se llevó el aún gobierno provincial de María Eugenia Vidal.Imágenes de Liliana Torres para Miradas del Centro.com.ar .Amigos del Tren Solidario

Publicado por Miradas del Centro en Miércoles, 11 de diciembre de 2019

ENTRE VÍAS Y VAGONES

Mientras las y los más peques del convite miraban la locomotora como si se tratara de una nave marciana algunos, como un adminículo de otros tiempos para viajar al pasado otros, estaban sus padres, rondando las tres décadas, que les comentaban de sus experiencias sobre rieles, de allá lejos y hace tiempo, y de hace no tanto. Había quienes tenían aún en la retina y clavada en el corazón la celebración de fines de junio de 2012, hasta el momento, la última vez que se había reactivado el servicio… Hasta el mismo mes y mismo día pero de 2016.

Las remembranzas también se dieron al recorrer el interior de los vagones, sus pasillos, sus butacas, y al posar para las fotos. Liliana Torres, nuestra corresponsal de Miradas del Centro, se acercó a algunos grupos en los que se mezclaban pasajeros y vecindario tandilero. Así escuchó parte de la historia de María Elena Freitas, que fue la primera azafata de Ferrocarriles Argentinos en el tren ‘El Libertador’, que viajaba de Retiro (Buenos Aires) a Mendoza, en un trayecto que se hacía en 14 horas. Fue en 1969 y durante ese año, “a la gente le agradaba mucho que estuviéramos cada azafata en un coche”. María Elena se había iniciado en el telégrafo que estaba en la estación, y salió de la oficina con esa oportunidad histórica, que luego abandonó al casarse.

Mercedes Narbaits, la corresponsal Liliana Torres y Gustavo Zapico, junto a María Elena Freitas.

También era de la partida su marido, cuyo padre, Horacio Romero Villanueva, trabajó en el Ferrocarril Belgrano, fue supervisor del ‘Tren de las Nubes’, e ingeniero en jefe de la reconstrucción, vía y obra en Ferrocarril Trasandino, que unía Mendoza y Chile, que se finalizó en 1944. Resaltó la fidelidad de los trenes, que siempre pasaban, y “hoy hay cinco mil camiones, caen cuatro gotas de nieve y los tienen que ir a rescatar”. Rememoró el largo camino de aprendizaje que debían atravesar quienes querían ser foguistas o maquinistas ya en la década del ’30: “Tenían que empezar siendo peón de vía, maestro calderero (para tener algunas nociones básicas), para luego pasar a maquinista de tercera, luego de segunda, y finalmente maquinista de primera. Se pasaba por todos los puestos y así todos sabían de qué se trataba”.

Mientras el maquinista hacía señas para el regreso sobre los rieles, el esposo de María Elena terminaba de contar pequeñas grandes hazañas sobre la patria de ramales en las provincias de San Luis, Tucumán, Mendoza, en los pueblos perdidos de Córdoba, y en las provincias del sur disfrutó de La Trochita. Desde hace un tiempo, el matrimonio se sumó a esta patriada del Tren Solidario: “A todos los lugares del interior donde hemos llevado mercadería recolectada, nos han recibido de maravillas”. Por último, indicó que las crónicas de los viajes de este Tren se pueden encontrar en la Revista Rieles (que desde hace un tiempo se publica en la web); y que para participar del Tren Solidario, se debe enviar un mensaje a la página, y allí les especificarán a los y las interesadas cuándo será el próximo viaje y la estación de partida.

[FOTOS y VIDEO: Liliana Torres para Miradas del Centro.com.ar]

La región se organiza para que (de)vuelvan los trenes

Tandil quiere (volver a) ver un tren: el de pasajeros

¿Qué fue de la “suspensión provisoria”?

Por la escultura (y memoria) de Ibis y las ‘obreras de la aguja’

134 años: del homenaje al primer tren y el reclamo por su regreso

Por el tren y las sierras: el reclamo llega a la capital provincial

Por un Tandil con sierras y tren: defender el patrimonio es la tarea

El Tren: de Guatemala… ¿a Guatepeor?

Situación de alerta y movilización por el servicio ferroviario

Un tren que para, un derecho que se evapora

Y la Estación espera, a un año de la suspensión “momentánea”

Remontar el barrilete murguero en esta tempestad