En EEUU creen que la caravana de migrantes es un arma bacteriológica

El presidente de EEUU Donald Trump alertó a la patrulla fronteriza y a 15.000 efectivos del ejército de los EEUU para enfrentar la caravana de migrantes que se dirige hacia la frontera entre EE. UU y México, considerándola una emergencia nacional. En una era de desinformación o “fake news” en la que los sucesos noticiosos son usados políticamente en cualquier parte del mundo y por cualquiera, ya sean actores extranjeros que intentan socavar la democracia, políticos locales que intentan juntar la tropa propia, spammers que intentan ganar dinero rápido, trolls pagos o todo eso junto a la vez, el público debe ser consciente que lo que llega por Internet puede no ser lo que parece, especialmente cuando se trata de cuestiones como la inmigración. En EEUU la información que circula acerca de la caravana de migrantes que caminan desde Centroamérica a través de México hasta los Estados Unidos es bastante errónea, y por eso es interesante para nosotros ver desde el Sur cómo ha sido construida.

La historia comienza el 13 de octubre, cuando algunos cientos de personas comenzaron a marchar desde San Pedro Sula, en el norte de Honduras, hacia la frontera de los Estados Unidos en una caravana a la que desde entonces se han unido varios miles de personas. Es difícil saber cuántas, pero estimaciones recientes indican que son alrededor de 7500 . El viaje desde el lugar donde partieron hasta el cruce fronterizo de los EE. UU. Más cercano en Texas es de aproximadamente 3200 kilómetros y requiere que las personas pasen por fronteras inhóspitas y territorios dominados por el crimen organizado. Las personas que caminan y hacen dedo saben que aunque lleguen a la frontera norteamericana, es probable que no se les permita cruzar, e incluso hasta les pueden quitar a sus hijos, ser arrestados y devueltos inmediatamente, pero van de todos modos , huyendo de la violencia de las pandillas y la pobreza.

Algunos periodistas acompañan la caravana, pero incluso sus informes en terreno compiten con tanta información falsa que a veces los supera, lo que dificulta separar hechos de ficción. Un tweet que se viralizó viral tomó un video de ABC News fuera de contexto y lo usó como prueba de que la caravana era parte de una agenda “liberal” para llevar migrantes a los Estados Unidos. De hecho, el video muestra a algunos conductores mexicanos llevando “de onda” a algunos de los integrantes de la caravana en sus camiones, como describe el periodista destacado.

La organización de la caravana ha sido un foco importante de los políticos y las campañas de desinformación. El gobierno hondureño, intentando minimizar las condiciones peligrosas en el país, declaró que la caravana forma parte de un plan para desestabilizar a la nación. The Daily Beast informa que el movimiento en realidad surgió de un noticiero de la televisión Hondureña, que prometía falsamente que la comida y el transporte serían sostenidos por un ex-político, lo que inspiró a muchas personas a comenzar a caminar. Algunos migrantes entrevistados por el Daily Beast dicen que dado que el viaje a los Estados Unidos es tan peligroso, decidieron unirse a la caravana con la esperanza de beneficiarse de la seguridad numérica.

 

Una teoría conspirativa online, impulsada por sitios como InfoWars, dice que los migrantes en la caravana reciben pagos de banqueros adinerados y que están organizados por grupos de defensa de la inmigración. La semana pasada, el congresista de Florida Matt Gaetz preguntó en Twitter si el filántropo liberal George Soros o las “ONG respaldadas por Estados Unidos” están detrás de esto. En algunos foros el mensaje llega más lejos, sugiriendo que no se trata simplemente de Soros sino de una organización judía que fomenta la caravana. Soros es un objetivo favorito de los teóricos de la conspiración antisemitas de extrema derecha , y a menudo se lo culpa por todo, desde el Pizzagate de EEUU, pasando por la “Marcha de las Mujeres” hasta la crisis de refugiados en Europa. Recientemente se encontraron artefactos presuntamente explosivos en casa de Soros y otros demócratas, aunque el motivo aún no está claro. No hay evidencia de que nadie esté financiando que los migrantes lleguen a los Estados Unidos.

 

Otra inexactitud que se repite en las redes sociales y en YouTube, es que a la caravana pronto se sumarán más de 40,000 migrantes mexicanos, para inundar la frontera justo después de las elecciones de medio término en ese país. Las publicaciones virales, los memes y mensajes dirigidos directamente a los periodistas lo nombran como un “ejército”. Un meme de Facebook y Twitter, que acumula al menos 7.000 “me gusta” y compartidos, difunde estadísticas aún más altas e insta a la gente a entrar en contacto con una milicia anti-inmigratoria. Sin embargo, cuando los periodistas llamaron a los números publicados, el voluntario que contestó dijo que el número de 42,000 era falso, y que los funcionarios del gobierno le dijeron al grupo que la caravana está formada por alrededor de 7,000 personas, una cifra en concordancia con los informes en terreno.

El presidente Trump y el vicepresidente Pence han sumado su aporte a la confusión, sugiriendo repetidamente entre otras cosas, que hay terroristas del Medio Oriente entre los migrantes. Hasta ahora, los reporteros en el lugar no han podido corroborar nada de esto. Los rumores sobre terroristas de Medio Oriente que atraviesan la frontera mexicana han circulado durante años , y han sido largamente desacreditados .

 

El interés en la caravana se ha disparado desde que el presidente Trump comenzó a hablar de ella, según Google Trends , aunque las búsquedas en los Estados Unidos de la palabra “caravana” repuntaron apenas un día después de que las primeras personas comenzaron a caminar desde el norte de Honduras. Para el lunes, era una de las tendencias de búsqueda más importantes de Google en los Estados Unidos, con más de 200,000 consultas. Las búsquedas de Soros, relacionadas con la caravana y la bomba, alcanzaron a más de 100,000 ese día.

Las “fake news”no están asociada solo a la derecha. En algunos grupos de izquierda, se filtró la teoría de que toda la caravana de migrantes podría haber sido orquestada por republicanos que buscan atraer a más votantes del Partido Republicano. No está claro en este momento qué rol está desempeñando la “automatización de la desinformación” en torno a la caravana, aunque muchas de las cuentas de Twitter que comparten estos puntos de conversación están tuiteando exactamente las mismas frases cientos de veces al día, lo que podría ser una indicación de la actividad de bots.

 

El tema importa en EEUU dado que con las elecciones legislativas intermedias a realizarse el 6 de noviembre, los políticos esperan usar los temores sobre la inmigración como una forma de presionar a las personas para acudir a las urnas. Los demócratas esperan tomar el control de la Cámara, mientras que los republicanos esperan conservar su mayoría. Cualquiera de los dos partidos ganadores depende de que más de sus votantes se presenten el 6 de noviembre. Como el presidente lo dejó claro en sus tweets y reuniones esta semana, él y el Partido Republicano esperan que la caravana de inmigrantes inspire a los votantes a votar en contra de la inmigración. En el otro lado, los demócratas están utilizando la crisis de la separación de familias de sus hijos ocurrida recientemente y la dura postura anti-inmigratoria de Trump como motivo para que los demócratas se conviertan.

 

La caravana con miles de migrantes centroamericanos que recorre México es motivo de preocupación para EE.UU., que no sólo prometió detenerlos con el Ejército, sino que también la acusa de portar enfermedades como la viruela, que fue erradicada hace varias décadas. Todo comenzó cuando la revista The New American publicó un artículo en el que se preguntaba: “¿La caravana de migrantes matará a sus hijos con enfermedades?”. A partir de ello, en el programa ‘Fox & Friends’, de la cadena Fox News, profundizaron sobre el tema y sugirieron primero que los extranjeros podrían ser los responsables de la mielitis flácida aguda que afectó a decenas de personas en lo que va del año en el país.

 

Luego, el exagente de inmigración David Ward subió la apuesta: “Vienen con enfermedades como viruela, lepra y tuberculosis, que van a infectar a nuestra gente en EE.UU.”, afirmó, según recogió The Daily Beast. Pero esa declaración es falaz, ya que el último caso conocido de viruela del mundo se dio en Somalia en 1977. Tres años después, la enfermedad fue erradicada gracias a una campaña mundial de vacunación. Por otra parte, aunque la lepra aún exista, las posibilidades de su contagio son mínimas, y ya la Organización Mundial de la Salud la eliminó como un problema de salud pública en el 2000. La tuberculosis, en tanto, puede ser tratada con antibióticos.

De acuerdo con distintas fuentes, como la Organización Mundial de la Salud, se pudo conocer que es prácticamente imposible que pudieran darse brotes de estos tipos; y menos aún que viajen entre los participantes de la caravana que partió el 13 de octubre con unos 1.600 hondureños. Tras cruzar la frontera entre Guatemala y México, la integraban unas 7.000 personas. Las cuestiones sociales incendiarias son una de las formas clave en que las partes interesadas, desde políticos hasta estados extranjeros intentan influir ante elecciones importantes. Al influir en los temas de conversación en línea, estas partes interesadas pueden manipular no solo a las personas sino también a las organizaciones noticiosas, que a menudo informan sobre temas que evidencian tendencia, ampliando y difundiendo la información, sea verdadera o falsa.

 

Incluso cuando las organizaciones de noticias alertan sobre una información errónea para desmentirla, investigaciones posteriores muestran que el simple hecho de repetir la noticia falsa para desmentirla puede llevar a la gente a creerla. Las principales empresas noticiosas también han sido criticadas por replicar el lenguaje alarmista, como cuando la agencia Associated Press se refirió a los migrantes como un “ejército” en un tweet.

A principios de octubre, un ciudadano ruso fue acusado de encabezar una vasta campaña a través de redes sociales para hacer que los estadounidenses se enfrentaran entre sí, socavando su confianza en las instituciones, los medios de comunicación, y también en sus vecinos e incluso hasta en el entramado de la realidad. ¿Cuál sería la razón? Interrumpir las elecciones de medio término.

 

Respaldada por millones de dólares, y con la ayuda de piratas informáticos y empleados pagos, esta campaña cooptaría a los votantes norteamericanos indecisos, en algunos casos retribuyéndoles por publicar contenido controversial, en otros simplemente usando sus creencias más profundas como combustible. Los temas en los que se enfocaron incluyen la investigación acerca de la influencia de Rusia en las elecciones, cuestiones raciales, el sentimiento anti-Trump, el registro de votantes y por supuesto, la inmigración.

Fuente: Wired