La posverdad: cara a cara con la mentira

Luego de los los incidentes y represión de las Fuerzas de Seguridad en inmediaciones del Congreso en el marco de las protestas contra la aprobación de la “reforma previsional” se viralizó en Twitter una foto de un anciano levantando sus brazos con temor  ante varias motos con policías que parecen estar apuntándole con sus escopetas. Aquí contaremos una operación realizada en las redes para desacreditar esa foto.

 

Foto de German Romeo Pena que se viralizó en Twitter (perdiendo la autoría)

Según explica la investigadora y docente de fotografía Cora Gamarnik, la foto original es de  German Romeo Pena, y es la que usamos de portada. Lo que se difundió es un recorte. Obsérvese de cerca la expresión del motociclista:

Foto de German Romeo Pena

Cora también tuvo acceso a las fotos de contraplano, tomadas por Dionisio Dennis:

Foto: Dionisio Dennis

 

Al día siguiente, un “usuario” de Twitter supuestamente “descubrió” que en realidad esa foto era de una represión de junio de 2014 durante una movilización contra Monsanto, y la publicó “originalmente” como prueba. Este tipo de engaño ha sucedido varias veces, e incluso ha sido usada por los trolls para hacer difundir una imagen falsa -pero impactante- a través de las redes, con las que muchos usuarios inocentes caen y las viralizan. Muchas veces, corresponde a una imagen de una noticia antigua que se difunde como perteneciente a una información actual.

Con la foto del anciano, pasó lo contrario. La foto es verdadera -incluso se ha difundido la secuencia de imágenes- pero el troll publicó en su cuenta de Twitter la supuesta “noticia original” con sus comentarios:

Según él, ésta sería la noticia original que sus seguidores se encargaron de retwittear para desentrañar la “mentira. Sospechosamente no se consigna el medio fuente. Obsérvese  el error de tipeo en la palabra “legislarura”:

Supuestamente esa información fue publicada el 18 de junio de 2014 luego de una protesta contra Monsanto cerca de la casa de Córdoba en Buenos Aires. Pero si se googlea en lugar de la foto el texto que la acompaña, se encuentra la información verdadera:

Es la información publicada por el sitio ANRed en esa fecha, pero con otra foto. Obsérvese nuevamente el error de tipeo en la palabra “legislarura”. Mucha casualidad. O sea, dicho de otro modo, lo que se ha difundido por las redes para desacreditar la veracidad de la noticia del anciano es esta noticia con la foto cambiada… Lo “nuevo” de esta operación es la fabricación de una noticia anterior falsa para desacreditar una foto nueva verdadera…

O sea, sería la operación de un troll en función reversa: La foto del anciano que levanta los brazos en la represión posterior a la movilización contra la reforma previsional es verdadera, pero el troll en twitter dice que es falsa porque en realidad es de una protesta contra Monsanto publicada en 2014. Pero en realidad es una noticia de 2014 con la foto cambiada.

Incluso si se googlea la foto original, sucede lo siguiente:

Al parecer, el edificio que se encuentra detrás es de la Jefatura de Gabinete de Ministros. Los demás resultados apuntan a Twitter, pero la referencia se pierde en la timeline. Al usuario del pajarito autor de la mentira se nota que le gusta jugar con las imágenes, véase su cabecera:

 

Había antecedentes, especialmente el sitio chequeado.com con el hastag  #FalsoEnLasRedes se ha dedicado a tratar de verificar diversas imágenes que se viralizan y que en realidad pertenecen a una información anterior. El ejemplo más conocido estos días es el siguiente:

Luego de la desaparición del submarino ARA San Juan, se viralizó una supuesta imagen de un perro llamado “Comando” que vive en la Base Naval de Mar del Plata, al que hasta le hicieron una cuenta con el nombre @ElPerroComando. Pero en realidad es un salvapantallas:

En realidad debería ser obvio, a menos que esas sierras que se ven detrás hayan surgido espontáneamente en la ciudad feliz. Operaciones de este tipo hay muchas en esa cloaca que suele ser Twitter, algunas que indignan hasta el asco, como la siguiente inmundicia:

Según este twittero, la imagen en la que le echan gas pimienta en la cara sería falsa a partir de un supuesto “análisis” de la foto. Pero en estos tiempos de grieta, cada uno elige en qué creer…

Como conclusión, proponemos volver a las palabras del maestro Walsh: “Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copia a sus amigos; nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El Terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad“.