Poca-Bola, es mentir de verdad

La perversa desconexión de los actores del gobierno con los datos de la realidad es un rasgo distintivo de esta gestión que ya lleva más de tres años de malos tratos y vejámenes a la población sin culpas ni remordimientos, como el accionar de un club de psicópatas que se han apoderado de los lugares de decisión con el beneplácito de la mayoría de sus víctimas.  (Opinión Por Alejandro Ippolito)

 

Me permito suponer que los buenos resultados obtenidos en las respectivas elecciones de 2015 y 2017 echando mano a recursos elementales, primarios, precarios; como una sucesión de frases simplonas como “Pobreza Cero” y la “Unión de los argentinos”, todo rematado con el irritante “es ahora, vamos juntos” les alcanzó y les sobró como muestra de que no hace falta más que eso para arriar a la mayoría de sus víctimas.

Me permito suponer que los buenos resultados obtenidos en las respectivas elecciones de 2015 y 2017 echando mano a recursos elementales, primarios, precarios; como una sucesión de frases simplonas como “Pobreza Cero” y la “Unión de los argentinos”, todo rematado con el irritante “es ahora, vamos juntos” les alcanzó y les sobró como muestra de que no hace falta más que eso para arriar a la manada votante hacia los corrales que ellos quieran sin mayores esfuerzos.

Como alquimistas inversos, han transformado el oro en estiércol en todos los sectores de la sociedad, en los circuitos productivos, en la educación y la investigación, la tecnología y el trabajo. Andan a sus anchas exponiendo su descarada brutalidad sin pagar ningún precio, riéndose en la cara de una población agobiada. Parece ser que el exceso de atención del gobierno anterior a las necesidades populares fue contraproducente y eso me empuja a una conclusión simple pero evidente, el problema no es político, es social. La política y en todo caso los políticos son el resultado pero no el origen. Existe una degradación social llamativa, una involución en el orden del entramado social que se ha desconectado en un racimo de individuaos sectarios, xenófobos, movidos menos por el amor a un ideal que por el odio hacia el otro, ese que nosotros llamamos ingenuamente “la patria”.

El presidente y su séquito de salvajes, que se llaman por el nombre y se sacaron las corbatas para parecer populares y amigables, han encontrado la fórmula de la Poca- Bola y es mentir de verdad. Mintiendo han llegado a los lugares de poder que antes visitaban con sus exigencias en la mano para tironear de los piolines de los títeres de turno y ahora, ellos son los títeres y el titiritero y los dueños del circo al mismo tiempo. Poca Bola a los docentes, Poca Bola a los jubilados, Poca Bola a los asalariados, Poca Bola a los despedidos, Poca Bola a los pobres, a los excluidos, a los que duermen en los márgenes de la humanidad, a los que claman por pan y por trabajo, a los que recogen las verduras del piso que los milicos no pudieron llevarse. Poca Bola, es mentir de verdad, con total impudicia, con la expresión maquiavélica de un psicópata que se atreve a decir sin inmutarse que está bajando la inflación y que la economía va por buen camino, que el dólar a $ 40 es normal pero a $ 9 era un desquicio, que llevamos 70 años de fiesta ininterrumpida y que por fin vamos encaminados hacia el bienestar y la pobreza cero.

Esto decían hace un par de años atrás los muchachos de Coca Cola en su propio portal de noticias:

 

“El compromiso de Coca-Cola con el desarrollo de la comunidad y de las economías regionales se proyecta a largo plazo. En un encuentro celebrado en la sede del INTA Concordia, Entre Ríos, que contó con la presencia del presidente argentino Mauricio Macri, la Compañía anunció que triplicará la compra de jugo concentrado de naranja para el mercado doméstico para 2025. Así, Coca-Cola pasará de 6.000 toneladas de jugo concentrado de naranja por año a 18.000 toneladas en los próximos años.

Para esto, Coca-Cola se comprometió a cooperar con la estación experimental del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) para trabajar en la diversificación de la producción de naranjas. El objetivo es fomentar variedades más aptas para uso industrial y generar valor agregado a la citricultura local. “Coca-Cola confía en nuestra inteligencia y
conocimiento y quiere trabajar con los técnicos del INTA, que son respetados
mundialmente, para mejorar la productividad de toda la comunidad que produce en Concordia y sus alrededores hasta Corrientes”, resaltó Macri.

El presidente Macri le agradeció a Coca-Cola la iniciativa y añadió: “Vamos por el camino correcto y lo que anunciamos hoy es una demostración clara de que hay mucha gente apostando, por muchos años, por lo que estamos haciendo hoy”. “Tenemos que estar contentos y agradecidos, porque una vez más, como hace 75 años, Coca-Cola vuelve a confiar en los argentinos”.


“El Gobierno rechazó el Procedimiento Preventivo de Crisis iniciado por la empresa Coca Cola – Femsa ante la Secretaría de Trabajo. Este viernes se realizó una reunión entre ambas partes para analizar las alternativas a la crisis de la empresa.

Según informó el periodista de La Nación Francisco Jueguen, las partes llegaron a un acuerdo para despedir 32 trabajadores en lugar de 75, a los que se les pagará el 100% de la indemnización.

El Proceso Preventivo de Crisis se inicia cuando la reducción de personal afecta a más del 15% de los trabajadores en empresas de menos de 400 trabajadores; a más del 10% en empresas de entre 400 y 1.000 trabajadores; y a más del 5% en empresas de más de 1.000 trabajadores.

El objetivo, según detalla la Secretaría, es tramitarlo “con carácter previo a la comunicación de despidos o suspensiones por razones de fuerza mayor, causas económicas o tecnológicas”.

Esa medida le permite a las empresas efectivizar suspensiones y pagar menos por las indemnizaciones, así como bajar costos, abrir retiros voluntarios y flexibilizar parte del convenio de trabajo.” (El Destape)

Moreno es otra de las localidades golpeadas por los desmadres económicos de un gobierno que piensa que dejando a la gente en la calle la economía va por buen camino. A la desidia de la gobernadora Vidal que les costó la vida a Sandra Calamano y Rubén Rodríguez (vicedirectora y auxiliar docente respectivamente de la Escuela Primaria Nº 49) y que dejó a decenas de otras escuelas sin poder dar clases por el estado lamentable de los edificios que
ponían en riesgo al personal y los alumnos; se le suma el cierre de la fábrica de materiales para la construcción, Rabe, que dejó como saldo a 37 trabajadores despedidos.

La situación no daba para más, nos debían los sueldos de diciembre, enero y con febrero ya se acumulaban tres meses de salarios caídos”, contó Ariel Casemiro, delegado de la planta, en diálogo con A1Noticias.

Y el presidente Poca-Bola, los ministros Poca-Bola, los intendentes Poca-Bola, los radicales Poca-Bola, los ciudadanos Poca-Bola…y nos vamos acostumbrando a ver los despedidos nuestros de cada día, la suba de precios, los tarifazos, los cierres de comercios y de fábricas, la agonía de los que menos tienen, la desesperación de los jubilados, los buitres del FMI apoyando los pies sobre la mesa mientras nos ordenan bajar sueldos y jubilaciones.
La fórmula sigue siendo simple y efectiva: mentir de verdad, mentir sin ningún remordimiento, sabiendo que existe una buena porción de la sociedad profundamente idiotizada por los medios omnipresentes que los han convencido de que la miseria es una virtud y que la entrega de la soberanía nacional a los imperios es solo una tormenta pasajera.

 

Este y otros muchos escritos los encontrás en el semanario El grito de la Hormiga. Suscribite enviando un mail a cafeconpatria@gmail.com