“Un modelo con represión y fuera de la Ley”

Así lo expresa la Coalición por una Comunicación Democrática (CCD) en un comunicado emitido el pasado 2 de septiembre. La CCD incorporará la denuncia de estos actos represivos a la audiencia solicitada ante la CIDH.

En esta nota te presentamos las declaraciones de Santiago de Antena Negra y Maria Del Carmen Verdú entrevistados en el programa “No Todo Está Perdido” de Radio Universidad. Al finalizar podes leer los conceptos contundentes que componen el texto completo del comunicado de la CCD.

El viernes 1/9 pasado más de 250 mil personas se juntaron en Plaza de Mayo para pedir por la aparición con vida de Santiago Maldonado. La manifestación transcurrió en forma pacífica, hermanando el sentimiento. La desconcentración se dio naturalmente a partir de las 19:30 hs. Una hora y media después, coincidentemente con el prime time televisivo se registraron incidentes en las inmediaciones. Los videos viralizados en redes sociales y retomados por la TV dan cuenta, sumado a múltiples testimonios, de la presencia de grupos de infiltrados que supondrían el accionar de agentes de seguridad infiltrados en ese contexto la fuerzas policiales reprimieron de manera brutal a varias cuadras a la redonda, y hasta 15 cuadras más allá de la plaza, en las calles, bares y quioscos.

En este marco se produjeron 31 detenciones que los organismos de derechos humanos y contra la represión policial han denunciado como arbitrarias. Varios de los detenidos son trabajadores de prensa que registraban la marcha y los sucesos posteriores identificados con chalecos.
En el programa de radio matutino “No todo está perdido” emitido por Radio Universidad FM 90.1 entrevistó a Santiago quien esa noche estaba cubriendo la marcha para Antena Negra TV, medio nucleado en la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA).

El periodista destacó que unos de los grandes ejes de discusión es hacia dónde hicieron foco los medios de comunicación hegemónicos. Se realizaron multitudinarias manifestaciones pidiendo por la aparición con vida de Santiago Maldonado, las mismas se extendieron a lo largo y ancho del país, todas fueron pasivas, y sin embargo los medios de alcance nacional sólo mostraron una y otra vez los incidentes provocados por un grupo sin identificar minoritario, justificando el accionar represivo de gendarmería.

En ese sentido Santiago sostiene que “La cuestión del corrimiento del eje es fundamental, yo creo que el hecho de que ahora estemos hablando de los incidentes y de los detenidos es un problema, deberíamos estar hablando de la multitudinaria marcha que está pidiendo la aparición con vida de Santiago Maldonado”.  Además, destaca el apoyo del gremio de los trabajadores de prensa que ha apoyado fuertemente el pedido por Maldonado y ha dado el marco para que los trabajadores puedan diferenciarse de las líneas editoriales de sus empleadores, puesto “que estuvieron detrás de la organización de los trabajadores, probablemente sin su apoyo los trabajadores de prensa no hubieran podido expresar su voz. Esto es muy importante porque sabemos que las líneas editoriales de los grandes medios son las que operan. Existe una gran diferencia entre el trabajador de prensa y el operador de prensa, son dos roles totalmente distintos en los medios y el operador es el que terminan determinando las noticias que van a salir al otro día”.

“Con respecto a todo lo que dijeron los medios hegemónicos acerca de los detenidos, nosotros estamos pidiendo al día de hoy es un derecho a réplica” (…) “canal 26, América, TN y La Nación, pedimos el derecho a réplica porque estuvieron diciendo barbaridades de las personas detenidas, de hecho la placa, si es que no me equivoco (y pido disculpa si me equivoco) la placa de canal 26 dacia ‘Hoy le toman indagatoria a los responsables por los incidentes en Plaza de Mayo del día viernes’ eso es tomar una posición respecto a los hechos porque no había ningún tipo de indicio que pueda corroborar esa información”.  Santiago agrega que la indagatoria “muestra que las versiones de la policía son falsas, son causas armadas, de hecho pudo demostrar que ninguna de todas las personas y ninguna de las causas que armaron eran como ellos la contaron”.

El periodista de Antena negra TV detalla que “el caso de nuestros compañeros de la RNMA que fueron detenidos, Ezequiel y Juan Pablo, el acta que se labra de la policía dice que habían estado a las 20: 15 en plaza de Mayo y que ahí los detuvieron, cuando yo personalmente me encontré con ellos a las 20:30 en San Juan y Av. De Mayo, y se puede comprobar porque está la trasmisión que ellos mismos estaban haciendo en vivo para el facebook de RNMA”. Al mismo tiempo el Periodista destacó el rol de registro ineludible que las nuevas tecnologías adquieren en estas circunstancias “Por suerte el hecho de que hoy en día se pueda acceder más fácil a una cámara, porque todos nuestros celulares filman, hizo que haya el suficiente material para demostrar que las personas detenidas arbitrariamente no tenían nada que ver con ninguno de los incidentes que plantearon.”

Por su parte María del Carmen Verdú, abogada de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional, también en diálogo con Radio Universidad de la FACSO, aseguró que “La única certeza que tenemos es que, por la composición del grupo de detenidos, se advierten dos grupos claramente diferenciados: por un lado, quienes fueron detenidos al azar; y por otro, hubo una selección particular de trabajadores de prensa y de personas que estaban sacando fotos o filmando”.  El operativo observa irregularidades en todas las dimensiones: “Un acta de indagatoria ocupa, por lo menos, una o dos carillas. Éstas tienen tres renglones y aparecen sólo los elementos venidos de boca policial. Lo que se le leyó a los detenidos fue una acusación genérica: ‘haber participado de disturbios con el objeto de infundir temor a la población”.

Además Verdú asegura que hay discordancia hasta con los horarios de detención registrados y “En muchos de estos casos, ya tenemos la evidencia física para poder demostrar que lo que declaró la policía no es cierto”. Según la abogada  van a determinar cuáles fueron las condiciones a las que fueron sometidos los detenidos y agregó que van a “trabajar para tratar de identificar cada episodio con todos los ángulos de visión que podamos obtener. Queremos que se investiguen los hechos protagonizados por la policía, como así también la responsabilidad penal de sus superiores jerárquicos”.

Comunicado completo de la CCD:

La provocación policial y posterior detención de periodistas que cubrían incidentes montados al cabo de una multitudinaria y pacífica movilización que denunció el pasado viernes 1° de setiembre la desaparición forzada de Santiago Maldonado, vuelven a poner en la agenda nacional los ataques gubernamentales a la libertad de expresión y al derecho a la información de los argentinos.

El 11 de abril de este año la Coalición por una Comunicación Democrática denunció al gobierno con el comunicado “UN MODELO CON REPRESIÓN Y FUERA DE LA LEY” por el clima de intimidación a los medios populares, los cierres y decomisos de equipos en diferentes localidades del país y la represión de protestas sociales –como los docentes- que ejercían sus derechos constitucionales a manifestarse y opinar sobre las políticas oficiales.

Este viernes han montado un escenario de provocaciones y actos violentos para justificar actos represivos que se dirigieron directamente a la detención de periodistas y reporteros gráficos que realizaban tareas para medios agrupados en la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA). Tal ataque resulta violatorio de las garantías constitucionales así como de los tratados internacionales que obligan a nuestro país a respetar la libertad de expresión.

También exigimos que no se coarte la libertad de circulación por rutas nacionales y la consecuente posibilidad de cobertura periodística de acciones de fuerzas de seguridad, como fuera en el caso de las intervenciones violentas de Gendarmería en las comunidades mapuches cerca de la Ruta 40, Provincia de Chubut, que, entre otras consecuencias, desencadenó la desaparición de Santiago Maldonado.

En este sentido, la CCD incorporará la denuncia de estos actos represivos a la audiencia solicitada con diversas entidades nacionales ante la COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS para tratar la violación de los compromisos del estado argentino en cuanto a las obligaciones de progresividad de los derechos, legalidad de las normas, independencia de las autoridades regulatorias, cumplimiento del mandato legal para el ordenamiento democrático del espectro radioeléctrico y su normalización mediante concursos transparentes en radio y televisión y la distribución de fondos retenidos por ENACOM correspondientes a medios comunitarios y a pueblos originarios.

Reiteramos el pedido de cese de la persecución a comunicadores y de toda forma de cercenamiento de la libre expresión (oral, escrita, audiovisual, artística por medios electrónicos o cualquier otro procedimiento), que se ofrezcan garantías de debido proceso a los comunicadores sometidos a las arbitrariedades del Ejecutivo y/o a la connivencia del Poder Judicial, que se promueva y proteja el espacio audiovisual nacional y el trabajo nacional, que se cumpla con los fondos de promoción de medios sociales y comunitarios (FOMECA) y se respeten los mecanismos democráticos para la sanción de leyes con la debida intervención del Congreso de la Nación.

Fin del estado de excepción de decretos y resoluciones que pisotean los principios republicanos del sistema democrático. Compromiso de un amplio debate parlamentario sobre una ley acorde con los derechos y garantías constitucionales de todos los trabajadores de la comunicación. Sin libertad de expresión no hay democracia. (02/09/2017)