A pesar de la presión, la burocracia y los destiempos, habemos encuentro

La tarde de este viernes asomaba tranquila. Mientras parte de la junta organizadora del 3er Encuentro Regional de Mujeres, Lesbianas y Trans del Centro bonaerense se disponían a adornar las instalaciones de la Escuela 8, se supo de una carta que dirigieron los sectores antiderechos tandileros al Consejo Escolar. Según el escrito, este grupo se opone a la realización del Encuentro por “promover explícitamente el aborto” y consideran que la escuela “no es un espacio físico propicio para este tipo de actividades“. Sin embargo, el clima terminó por tensionarse cuando las organizadoras recibieron una llamada de Jefatura Distrital, que denegaba el uso de la escuela para esta edición del Encuentro. Luego de un entrecruzamiento de llamados, y con la sede de Jefatura prácticamente tomada, se llegó a un acta acuerdo.

En la tarde de este viernes, horas previas al inicio del 3er Encuentro Regional de Mujeres, Lesbianas y Trans del Centro de la Provincia de Buenos Aires, el sector antiderechos de Tandil hizo público, en su perfil de Facebook, que le hicieron llegar al presidente del Consejo Escolar una carta. Allí explican su disconformidad con “el uso del espacio de la Secundaria Nº8 para la realización de los talleres” de este 3er Encuentro Regional, porque se “promueve explícitamente el aborto, que hoy en nuestro país es una práctica ilegal”.

Asimismo, apuntaron a la persona de Gisela Giamberardino, encargada de una de las charlas, y la acusaron de realizar “declaraciones a los medios que son erróneas”, así como de ‘manipular’ “la información legal para justificar la difusión de la práctica y confunde de este modo a la opinión pública“. Los ecos del accionar de este mismo grupo, cuando en junio último abortaron e impidieron la charla que brindaría el mismísimo ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, no se hicieron esperar. En esta ocasión, además, este sector subrayó en su epístola su disconformidad en que el uso del establecimiento educativo “debe ser utilizado con un fin pedagógico”, y que, por ende, la escuela “no es un espacio físico propicio para este tipo de actividades”. Porque si ya indicaron al Municipio para qué debe usar el Salón Blanco del palacio de Belgrano al 400, ahora también pretenden indicarle al Consejo Escolar para qué deben utilizarse las instalaciones educativas, y qué es pedagógico y qué no.

En ese peculiar contexto, el huracán terminó por hacerse presente cuando, desde Jefatura Distrital, hacia las 17, informaron que se denegaba el uso de la escuela para este 3er Encuentro Regional, cuando en horas del mediodía se les había dado el OK y que desde la Escuela 8 se les había pedido firmar un permiso de cesión del espacio. Inmediatamente, las organizaciones hacedoras del Encuentro convocaron a la sede de la dicha Jefatura, en la casa que se encuentra dentro del predio de la Escuela Normal, en calle Mitre, entre 4 de abril y Santamarina. Más de cien personas se hicieron presentes en ese lugar, en ese primer momento, y fueron llegando más a lo largo de la tarde que se convertía en noche. Noche que también parecía avecinársele a la inspectora Carola Figueroa, encargada de Jefatura Distrital.

En la sede de Jefatura, prácticamente tomada, se repetía, por parte de las organizadoras del Encuentro, que era injusto y una práctica democrática el prohibir hablar de lo que se quería y tenía que hablar. Mientras la inspectora repetía que se trataba de una decisión meramente “administrativa”, porque no habían llegado en tiempo y forma los pedidos de préstamo del espacio educativo, se le recalcaba que en realidad era un repudio político el que estaba haciendo. Y, vale decir, en una primera instancia, efectivamente se trataba de eso, por la propia predisposición de Figueroa, poco dispuesta a saldar la situación y con el ‘No’ fácil.

Además, se le pedía a la inspectora una respuesta formal, ya que las organizadoras del 3er Encuentro se habían manejado formalmente, en todos los pedidos, “tanto con el Concejo Deliberante, con el Municipio, con la Dirección de Políticas de Género, con la Mesa contra la Violencia y la Mesa contra la trata”, entre tantos actores intervinientes, señalaban. “La respuesta que se da acá es una respuesta política, no es una respuesta administrativa. Si hoy la respuesta es un ‘no’ por una traba burocrática, esa respuesta es meramente política. Y el carácter que tiene es de censura y es antidemocrático”, indicaban varias voces, ya que “es reprochable que una escuela no sea un espacio donde la comunidad se pueda encontrar, a debatir de temas que son de interés público”, como ya ha acontecido en ediciones anteriores de este Encuentro, y como sucede con el que se realiza a nivel nacional, desde hace más de treinta años.

Desde hace meses, las organizadoras del Encuentro Regional habían hecho los debidos pedidos. Esta denegación, además, se inscribía en un contexto en el que “venimos recibiendo agresiones y violencia en la calle, por el solo hecho de llevar un pañuelo verde en nuestras mochilas, de parte de estos sectores antiderechos”. Y si de prácticas democráticas se trata, “entendemos que es democrático poder juntarse a debatir y que están invitados a hacerlo. Estos sectores entienden que no”, indicaban. “La respuesta que se dé desde acá [Jefatura Distrital] es una respuesta política. El Encuentro se va a hacer en donde sea, pero esperábamos hacerlo en las mejores condiciones posibles, porque nos venimos preparando muchísimo para esto, desde lo operativo”, señalaban voces organizadoras del evento.

Las mujeres remarcaban que se habían adecuado “a todo lo que nos fueron pidiendo las autoridades”, y que, de hecho, el pedido del espacio se hizo hacía más de un mes, al arrancar las clases. “Siempre a disposición de presentar todos los papeles necesarios. Entendemos que hay cuestiones administrativas que nosotras desconocemos”, resaltaban, como también el hecho de que “nunca hemos tenido conflictos con anterioridad: el año pasado lo hicimos en la Escuela 1, y este año no estaba el lugar disponible, sino hubiera habido toda la predisposición”. Mientras tanto, Figueroa repetía: “Pero acá no se presentó nada”.

En ese punto, alguien vinculado al sector educativo le recalcó a la Inspectora: “No es un problema de la organización, entonces la respuesta que ellas están pidiendo es solucionar lo de mañana. Lo otro tiene que ir por otra vía”. Figueroa trató de argumentar que, en ese sentido, “se han tenido que cancelar, incluso, salidas educativas, porque no estar ingresadas en tiempo y forma”, a lo que la respuesta de todas las allí, presentes, unívoca, fue: “¡Pero hay menores ahí en juego, es otra cosa!” Gisela Giamberardino, de Mala Junta, una de las organizaciones que se encuentra en la diagramación del Encuentro, indicó lo urgente: “La cuestión es abrir la escuela, sino se entra en contradicción con lo establecido por el Ejecutivo y el Legislativo que, hace unos días, declararon esta actividad de interés social y cultural”, y reiteró: “Entendemos que debatir es educativo”. Figueroa marcó que desde Jefatura “no vamos en contra de eso, al contrario: nosotros celebramos lo que es un debate dentro de la escuela, pero en cuanto a los tiempos para poder pedir un espacio educativo…”. Giamberardino lanzó: “Sí, pero todas sabemos que hay cuestiones administrativas, que con una decisión política, bien fundamentada, se pueden saldar”. Figueroa volvió sobre el hecho de que lo suyo no era una decisión política, se desmarcó de la carta recibida en el Consejo Escolar, pero pocos minutos más tarde reconoció que el denegamiento era una decisión suya, “porque no cumple con los plazos estipulados” para su análisis, según la resolución 07/2017, de préstamo de edificios escolares para cualquier organización ajena o no, para cualquier situación que sea fuera del horario escolar.

En el reconocimiento de esa decisión política exclusiva de la Inspectora, una estudiante secundaria le señaló a la Inspectora la sorpresiva rapidez para expedirse en esa resolución. “Van a venir mis compañeras a informarse, a debatir, porque hay pibas que en las casas y en las mismas aulas no se puede hablar de Educación Sexual Integral. No se suspenden tan rápido las clases cuando nos cagamos de frío, se nos electrifican las paredes, o los calefactores pierden gas”, cerró. Varias de las allí presentes comenzaron a indicarle a Figueroa que de allí no se irían de la sede de Jefatura “hasta que la respuesta sea un sí, porque el encuentro tiene que ser en esa escuela. Podés prestar la escuela y no lo querés hacer. Ese es el problema que tenemos”. La insólita propuesta de la Inspectora fue que, si no, buscaran otra escuela… Cuando se estaría en la exacta, misma y hasta peor situación en la que ya se encontraban las organizadoras, teniendo en cuenta el mismo problema: los ocho días, mínimo, de anticipación en el pedido.

Nuevamente, desde los gremios educativos allí presentes se le marcó a Figueroa que estaba “tomando una decisión política desde una cuestión meramente administrativa. Y tienen razón las chicas: tu decisión es política. Hubo un error, un malentendido, de los actores de la educación, que no les corresponde a las chicas, pero vos no podés dejar a una organización que está esperando a 400 mujeres en la calle este sábado”. Hugo González, de Suteba, presente en el lugar, le señaló a la Inspectora: “Todos sabemos que si hacemos un acta acuerdo, con todas estas organizaciones, se puede hacer el encuentro en la escuela, con vos avalando que se haga el pedido y justificando lo administrativo. Vos sos la autoridad que lo puede hacer”.

Acto seguido, tuvo lugar la catarata de llamados realizados y recibidos por parte de la Inspectora. A pocos minutos de las 20, Figueroa invitó a una sala contigua a las representantes de las organizaciones presentes, para plantear finalmente el acta acuerdo. Con un tono notoriamente más conciliador, Figueroa informó la situación planteada por la resolución 07/2017, donde se pautan los términos del préstamo del edificio educativo, y todo el recorrido burocrático que desemboca en Jefatura Distrital y se trabaja con el Consejo Escolar. “No recibimos, ni de parte del inspector de la escuela secundaria ni de la secundaria, ningún tipo de pedido, no ingresó ninguna nota, solicitando el préstamo del edificio. Hoy, a las 15, ingresa una nota en la cual se informa que se va a utilizar el edificio”, expresó Figueroa, a lo que respondió que no conocía “el proyecto para lo que se iba a utilizar y que no estaba dentro de los plazos estipulados para analizar cualquier situación que se pueda presentar dentro de la escuela. Entonces, no se avalaba desde la Jefatura Distrital por no estar enmarcada en la resolución”.

En ese punto, dio cuenta de lo fructífero de que se hayan presentado las organizadoras del Encuentro, para hablar de estas jornadas que presentarán. “Desconozco, porque no me entregaron de la Inspección ni desde la escuela ningún proyecto de esto, pero las escucho, las entiendo y reconozco la importancia de estas jornadas, aún sin haber tenido los pasos que corresponden para el pedido oficial”. Así cerró que “las jornadas se van a hacer mañana, con responsabilidad de la escuela y del Consejo Escolar”, sin el aval pedagógico de la jefatura, por no tener Figueroa el proyecto pedagógico.

Por último, desde las instituciones involucradas en la firma del acta acuerdo, destacaron que la riqueza pedagógica se encuentra “en los talleres, de carácter popular, con temáticas que atraviesan a todos los intereses de la mirada educativa”. Asimismo, más allá de lo relativo a los circuitos burocráticos, hacia afuera podía quedar instalado que esa denegación inicial era propia de la presión de esos grupos antiderechos “que hacen una jugada y eso es lo que queda instalado en la esfera pública, en un momento muy delicado, tras la votación en el Senado. Sinceramente, nos preocupaba mucho en términos democráticos”. Finalmente, el Encuentro se hace, luego de los nervios, la angustia y la conmoción. A pesar de las presiones de las y los antiderechos, y del clima adverso (en lo meteorológico), las mujeres, lesbianas y trans ya se encuentran en plena inscripción y debatiendo lo que se debe. A darse una vuelta por 4 de abril 890, entre Marconi y Mitre.

El Centro de la Provincia vuelve a Tandil, en verde y violeta

¿Y la conferencia del ministro? Abortada por las y los antiderechos