La séptima FLIA, una celebración de los libros en defensa del Provincial y de la cultura

La séptima FLIA de Olavarría fue una fiesta de dos días  con música, teatro, artesanías, servicio de cantina y muchos libros, libros nuevos, usados, y también editados y presentados localmente. Todo en el marco del reclamo para que la en la Vieja Estación del Ex Provincial se reconvierta en un espacio dedicado a la difusión de la cultura en nuestra ciudad.

La nueva edición de la Feria del Libro Independiente y Autogestionada permitió recorrer puestos de editoriales y libreros independientes como El Puente, La Popular, La vaina, La Sal, Biblioteca 1ro de Mayo, Esca Letras, Ediciones Gran Vida, Editorial Kuruf, Editorial Lo hago como puedo, Matías Lezcano y Jorge Flores y mesas de fanzines de Feministas Libertarias, de El Chancho Feminista, así como la intervención de la comunidad mapuche urbana Pillán Manké a un año del asesinato de Rafael Nahuel.

 

Click en la imagen para ver nuestra Galería de Fotos
del primer día de la FLIA (Sábado 24/11)

?

 

Paralelamente hubo artesanías, flores, plantas, pintura en vivo por Antonia Ayesa, micrófono abierto para lecturas e intervenciones, instalaciones artísticas, lectura de cartas, Mini FLIA y cantina. Todo bajo el sol en dos días que invitaron a la charla, el mate y la cerveza.

El sábado se presentó la murga “Comodines de Febrero”, el  “Ensamble de Jazz Rotativo” y cerró “Censurados”, en tanto el domingo Agostina Avalos y Diego Bianchi realizaron una perfomance como “Teatro del oprimidx” y tocaron Sofia Cugnoli y Paloma Carlos después del dúo de música latinoamericana de las hermanas Labelle.

 

Resaltó el domingo la presentación del libro “Hecho de Palabras” con los relatos de Juan Dejean, por parte de la librería online “El Puente”. Con esa edición, ellos arrancan un: “Proyecto colectivo y autogestivo que busca resaltar la importancia del trabajo asociativo en el actual momento de crisis y disputa cultural que caracteriza a la argentina de estos tiempos. Cooperativa Viento en Contra – MTE, El puente libreria online conjuntamente con autoras y autores locales construyen una voz hecha de palabras y cartón frente a la lógica del descarte y la exclusión para reciclarse en cultura. Y que sea Juan, cazador de palabras, jinete loco en un mundo desbocado, el primero en poner su arte nos llena de alegría y nos aclara el horizonte. Por último reconocemos la importancia social y cultural del proyecto Eloísa cartonera, surgido en tiempos que hoy parecen repetirse; verdadera inspiración para nosotros y agradecer al aliento para que repliquemos este hermoso y humilde proyecto en Olavarría. ¡Que sean muchxs mas!“, como afirman en sus documentos.

 

Leandro, uno de los gestores de El puente quienes recuperan la edición de libros con materiales reciclados que popularizó Eloísa cartonera. Idea que decidieron replicar -con permiso- en Olavarría. Se comunicaron, les dijeron que tenían la librería y la intención de editar, y la respuesta fue: “que estaba todo bien, que el proyecto era del pueblo, que no era de ellos, y que les encantaba que nosotros lo podemos hacer en Olavarría“. Así fue que como aquí se estaba formando una Cooperativa de Cartoneros –Viento en Contra-, aunado al hecho de haber conocido casualmente al autor Juan Dejean, y de conocer el modo de editar de Eloísa Cartonera, surgió el proyecto: “Nos pareció que podíamos replicarlo acá en olavarría para darle lugar a escritoras y escritores e incluso dibujantes, esto puede tomar otras formas después también, compañías de teatro murgas, que también empezamos a hacer aproximaciones… En definitiva de alguien que quiera contar algo, nosotros ponemos este soporte de edición para para servir de Puente o de canal de esa expresión que se quiera sumar a este proyecto colectivo, que en última instancia significa dignificar el trabajo. Y también es una lucha, pero esa lucha de alguna manera transformada en cultura a través del amor y de bueno básicamente eso…

 

También remarcó que esta edición forma parte de una serie en la que pronto esperan incluir a otrx autorxs, para concluir: “Reconocemos la importancia social y cultural del proyecto Eloísa cartonera, surgido en tiempos que hoy parecen repetirse; verdadera inspiración para nosotros y agradecer al aliento para que repliquemos este hermoso y humilde proyecto en Olavarría. También acá en la misma feria que otros otras compañeras y compañeros que qué bueno que también tienen, incluso como los nuestros, de tapa de cartón. Por eso es que remarco otra vez que Eloísa cartonera diga: `esto es del pueblo´, que no se lo apropie y no lo deje hacer. Esto en realidad es de todo el mundo, no hay alguien iluminado, al contrario, se trata de hacer algo comunitario, y no resaltar la importancia de uno o de otro o de quién lo hizo primero, quien tuvo la idea .Es algo que va caminando y en ese caminar hoy estamos nosotros acá tratando de replicar algo que no inventamos, sino que también se viene haciendo, pero dándole una vuelta de rosca. Y bueno, si es que llegamos a primera división estamos muy contento y Esperamos que vengan otras.¡Que sean muchxs mas!

¿Y cómo presenta al libro su propio autor? Juan Dejean reflexiona acerca de la pregunta, duda y arranca: “Se llama ‘Hecho de palabras’, el nombre sale a partir del prólogo que lo hizo Sergio Raúl Stoessel, el Toti, que lo escribió bien liviano y a la vez bien duro…” Refiriéndose a su escritura, destacó: “En mi caso, digo que soy narrador para excusarme de cierta solemnidades y exigencias que genera el laburo de escribir. Es un laburo. El libro está planteado no sólo para el que le gusta leer una historia, y como dijo Leandro, donde más se aprieta la cuestión en términos económicos, sociales tratar de contar una historia que te saque una sonrisa o que te persuada en términos de vivir un poquito mejor, sino para el que no lee, para el que no no le interesa leer y para que le interesa vivir y cómo hay gente conocida que te dice: ‘Che loco me gusta lo que escribís, y yo no leo’ y eso creo que está muy bueno.”

Con respecto al libro indicó: “No es una antología, no hay un hilo conductor sobre ciertos temas. Son distintos relatos que se fueron descartando, y quedaron 17. Creo que son cuentitos, se pueden leer, son fáciles, son simples. No hay nada engorroso ni erudito, ni mucho menos. La idea es que se lea. Y no sólo eso sino que la idea fue aceptar con ellos, con Leandro con los cartoneros la propuesta. Me sedujo el hecho de decir:’el libro puede llegar hacia otros lugares’ y es un antecedente en Olavarría. Entonces como libro primerizo, sobre los primeros cuentos primerizos escritos bien livianos, lo mejor que se puede hacer es tratar de generar una risa y tratar de decir, ‘Mirá vos qué estás en tu casa pensando algo podés escribir algo, vos que estás en tu casa pensando algo, podés agarrar un hierro y soldar y armar una reja. Vos qué estás en tu casa podés llegar y aprender del albañil que está al lado y construir algo, podés hacer carpintería y podés pintar y podés hacer, usar las manos por lo tanto al trabajar la forma se supone que genera menos violencia’. No sólo esa agresividad que llevas adentro como animalito, sino que tratas de largar un poco la violencia humana que nos contrae y nos tiene ahí metidos. En ese ámbito está muy bueno y me lo creo, en ese ámbito se dignifica el laburo. O sea escribir es un laburo, se puede escribir; cualquiera puede escribir. Todos escribimos nuestras cuestiones, pero cuando querés transmitir algo, tratas de escribirlo para que te lean.

 

En cuanto a las palabras que dan título al libro, Juan reafirmó: “Quizás estamos hecho de palabras, hay que sobrevivir, cada cual con su mundo tiene que sobrevivir de la forma que pueda. Algunos asesinan, violan, matan otros crean generan reproducen. En este caso, las palabras en términos por decir literarios, en términos de supervivencia sirven. Así como la filosofía te ayuda a hacerte preguntas para seguir volando un poquito más, y decir que bueno, no me cortó las venas tan rápido, no me pegó un corchazo tan rápido. Trato de seguir un poquito más porque por ahí hay algo más lindo que me seduce y me hace vibrar un poco mejor.

Acerca de su actitud de leerle a la gente en los bares, reflexionó: “La idea es tratar de que el que no lea, lea. Que el que no escucha, escuche. Estos cuentos se han leído de madrugada en bares, se han leído de día, en cualquier lugar. Se ha dicho ‘Ey te molestó un segundo te animas a escuchar esto, me das tu tiempo para escuchar esto’ y de eso se trata, me parece. No puedo hablar bien de los cuentos porque se supone que soy el otro personaje que los escribe. Pero si me preguntan cómo lo defiendo, lo defiendo en términos de que la idea es que lo lean todos. Hasta el que no tiene interés de leer, hasta el que no tiene interés de escuchar, que escuche. En ese contexto lo defiendo, en lo demás es criticable. No hay, no se busca un premio Nobel. Y seguramente seguiré escribiendo. Cuando le preguntaron a Borges: ‘¿Y usted cuándo escribe?’ Siempre, creo que siempre uno está recibiendo cosas, cualquier ser humano está recibiendo cuestiones que vienen desde el afuera y que le hacen algo adentro. Volvemos a repetir, contento porque se pueda leer, contento porque pueda llegar a lugares donde no se puede llegar…

Y terminó la charla con una propuesta acerca de la promoción  de la lectura: “Cuando uno es padre o madre, se dice ‘cómo hago para que el chico llegué al libro, como hago para que lea’ Y lo interesante, acá está lleno de fanzines, está lleno de cómics. Comprarle un cómic, las palabras son grafías. Al fin y al cabo las letras son formas y hoy los chicos más que nunca nacen viendo esas formas y aprenden a escribir, la lectoescritura es mucho más rápido. Entonces cómprale un cómic, incitalo a leer una historia, llevalo por ese lado...”

 

Click en la imagen para ver nuestra Galería de Fotos
del segundo día de la FLIA (Domingo 25/11)

?

 

La séptima FLIA confirma que la cultura no se censura y gritó fuerte la consigna “Por un espacio para la Cultura Independiente en la Vieja Estación”. También dejó en claro sus banderas: Basta de censura y persecución a los espacios y las trabajadores de la cultura independiente y autogestiva. A un año del asesinato de Rafael Nahuel: No mas persecución y represión a la nación mapuche. Sí a la educación sexual integral en todos los ámbitos educativos. Además, en el día internacional contra la violencia hacia las mujeres y cuerpos feminizados alzo la voz para pedir aborto legal seguro y gratuito, aplicación efectiva de la ESI, basta de homo-lesbo-trans-travesti-odio, basta de transfemicidios y travesticidios y por último: Cupo laboral trans ya. La FLIA quiere existir y existe por sí sola, sin pedir patrocinio ni asistencia gubernamental ni privada, sino poder gestar un encuentro de la gente, para la gente, hecho por la gente. La séptima edición confirmó que está en camino.

 

La 6ta FLIA, abortera y murguera, festejó en el Barrio Provincias Unidas

 

La 5ta FLIA finalizó con arte, reflexión y preocupación