¿Qué fue de la “suspensión provisoria”?

La incertidumbre llegó a su fin… pero con malas nuevas. En las últimas horas, se confirmó a los medios que fueron echados 13 trabajadores de FerroBaires de Tandil. Si hay algo que prima en la gestión provincial y nacional es el cinismo: tuvieron que dirigirse hasta Mar del Plata para ser notificados de que, a partir del 1 de marzo, quedarán cesantes ante la disolución de Ferrobaires y su absorción en Trenes Argentinos. Son trabajadores de la Unión Ferroviaria y la Fraternidad. De los 14 empleados en la Estación, sólo uno continuará en Trenes Argentinos.

Todavía flota en el aire las declaraciones de la gobernadora bonaerense, cuando en la mañana del 29 de junio de 2016 anunciaba la “suspensión provisoria”, momentánea, circunstancial, temporal, del servicio del tren de pasajeros. Febrero de 2018 y aún el Ministerio de Transporte no restableció el total de los aquellos servicios que se supieron prestar hasta mediados de 2016. Parece concluir el proceso de desprendimiento de los ramales ferroviarios, comenzado el 30 de junio de 2016, cuando la gobernadora María Eugenia Vidal determinó la suspensión de los servicios. Y en el camino, la incertidumbre largamente expresada y masticada por los trabajadores hoy despedidos. Trabajadores que sólo estaban al tanto gracias a los medios de comunicación, ya que oficialmente nadie les comunicó nada a lo largo de casi dos años. El temor por su futuro laboral y por lo que sucediera con el servicio de ferrocarril en Tandil era palpable y respirable.

Con el despido de nosotros, no vuelve más a Tandil el tren de pasajeros”. Así lo sentenció un trabajador que dialogó con el diario La Voz de Tandil. Los hicieron ir a Mar del Plata –ya no tan Feliz para los laburantes de FerroBaires- para firmar una planilla de “salida acordada”, tal el eufemismo logrado para esquivar la palabra lisa y llana del despido. “Nos tuvieron al rayo del sol de las 10.30 a las 15.30, sin darnos un vaso de agua y encima para echarnos”, denunció, con clara indignación, este trabajador con 30 años de antigüedad, que fue atendido por un joven con siete meses de ferroviario. “No firmé la planilla. No les importó nada. Ningún problema en el legajo, como la mayoría de los compañeros”. Y a la hora de la liquidación de haberes, la definió como “una miseria. No quería que me pagaran con lingotes de oro, pero por los menos que fuera digno y acorde a los 30 años de servicio”.

Despidos que llegarán a los mil trabajadores cesanteados, según lo charlado por este trabajador con sus pares, en mismas condiciones, de Mar del Plata, Maipú, Quequén. “Ahora arrancan para Constitución con las estaciones Rauch, Las Flores, Monte, Cañuelas, hasta Constitución”.

Con la convocatoria de la Asamblea del Barrio de la Estación, varios vecinos de la Ciudad de las Sierras se reunieron en la tarde de este viernes en el Centro Cultural La Compañía, para organizar acciones. Indicaban sus organizadores: “Frente a un nuevo FERROCIDIO, Tandil reclama por la inmediata reincorporación de los 13 trabajadores ferroviarios recientemente despedidos de sus puestos de trabajo; y por el retorno del Tren de pasajeros Tandil-Plaza Constitución y el Tren Turístico Tandil-Gardey-Vela, clausurados en el mes de julio del año 2016”.

Una de esas acciones planteadas era la de recolectar “miles de firmas, para hacer oír nuestra voz ante las autoridades municipales, provinciales y nacionales”, y finalmente así se dispuso. “Quienes estén interesados en colaborar juntando firmas, puede solicitar la planilla en el perfil de Facebook y se la remitiremos por mensaje privado”, anuncian. Serán recibidas a partir del próximo miércoles 14 de febrero, en el Centro Cultural La Compañía (Alsina 1242), de 9 a 12 y de 18 a 20. En el mientras tanto, ya hay planillas para firmar en Carnicería Testa (Arana esquina Alsina), panadería El Trigal (Uriburu y Montiel), La Favorita (Uriburu y Colón), en el Kiosco Matías (también en Uriburu y Colón), panadería La Central (Uriburu y 4 de abril), Supermercado Dragón (Colón casi Uriburu) y en la despensa de Alsina casi Uriburu, entre otros. En el Carnaval de Mi Tandil, también se encontrarán en algunas esquinas de avenida Del Valle. Asimismo, quienes estén a la distancia pero con ganas de estampar su firma por la causa, pueden apoyarla vía Change.org .

El anden de la Estación de trenes de Tandil, en los primeros ’90s.

Acerca del decreto y de la historia de FerroBaires

Vale recordar que, mediante el decreto 1100-E publicado en el Boletín Oficial bonaerense, la gobernadora María Eugenia Vidal cerró la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial (Ferrobaires), por considerar que “se encuentra agotado” su objeto de ser. Traspaso que se había anunciado en julio pasado por el gobierno nacional. De esta manera, los trenes bonaerenses, a partir del 15 de marzo, pasarán a la órbita de la administración del Ministerio de Transporte de la Nación, tal lo publicado en el Boletín Oficial de la Provincia. Será el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, el encargado de realizar la transferencia. Según el decreto, los inmuebles de dominio público y privado afectados a Ferrobaires, que no fueran alcanzados por la restitución de servicios efectuada al Estado Nacional, pasarán a ser administrados por el Ministerio de Economía bonaerense.

Haciendo un poco de historia, la Unidad Ejecutora del Programa Ferroviario Provincial (Uepfp) fue una empresa pública cuyo nombre comercial era Ferrobaires. Nació el 15 de enero de 1993, por decreto provincial, durante la gobernación de Eduardo Duhalde. ‘Heredó’ (por transferencia) de Ferrocarriles Argentinos la prestación del servicio interurbano de pasajeros, en terreno bonaerense y en la provincia de La Pampa, en parte de las líneas Roca, Sarmiento y San Martín.

Los servicios del tren de pasajeros en esta transferencia son: Plaza Constitución-Bahía Blanca; Plaza Constitución-San Carlos de Bariloche (concedido hasta el límite interprovincial con la Provincia de Río Negro); Plaza Constitución – Quequén; Plaza Constitución-Bolívar; Olavarría-Bahía Blanca; Once- Toay (La Pampa); Once – Gral Pico; Once – Lincoln; Lincoln – Villegas; Lincoln-Pasteur; Once-Villegas; Once-Darregueira; Retiro – Alberdi; Retiro – Junín; Federico Lacroze – Rojas. También se estableció revertir la concesión integral y la explotación del sector Altamirano – Mar del Plata -Miramar, y rehabilitar el sector Gral Guido – Gral Madariaga – Vivoratá.

El regreso del servicio del tren de pasajeros. 29 de junio de 2012.

Desde el sindicato ferroviario La Fraternidad, hace unas semanas se había denunciado que Ferrobaires estaba anunciando despidos en el interior bonaerense, como Mechita y Bragado. Jorge Giannone, titular de la seccional Mar del Plata, había indicado que el principal problema se encontraba en las líneas “en las que no está corriendo el tren, como Tandil, Quequén, Bolívar y Junín”. Precisamente sobre los empleados, el decreto señala, sin mayores precisiones, que se le transfirió a la órbita nacional “diverso personal de la órbita provincial para cumplir con los nuevos servicios“. Preocupaciones, por sobre todo, para los trabajadores de las estaciones ferroviarias donde el tren dejó de pasar. Varios Concejos Deliberantes bonaerenses aprobaron proyectos en los que exigen certezas sobre el restablecimiento de los servicios, ante el expreso temor de despidos de personal. Vaticinios que hoy, lamentablemente, se cumplen.

Medio millón de bonaerenses piden que les devuelvan el tren

#QueVuelvaElTren se llama la iniciativa coordinada por la ONG Verificación Informativa y Auditoría Social (VIAS), SUBI, Monafe, Tren Para Todos, La Bordó de Mitre y Tren Para Todos. Se trata de una consulta en la que los propios usuarios del servicio manifiestan estar de acuerdo con que “se reconstruya el sistema ferroviario nacional y con que vuelva el tren de pasajeros al interior del país y a la provincia de Buenos Aires”, en particular. Los resultados serán presentados al Gobierno nacional, en el Ministerio de Transporte, quienes ya anticiparon que recibirán el informe “con gusto”.

La consulta aún no está finalizada. Reúne el trabajo realizado en distintas asambleas vecinales, como las de de Brandsen, Pigüé, Saavedra, Ranchos, Torquinst, Capitán Sarmiento, Laprida, Pringles, y Sierra de la Ventana, afectados por la ausencia de ramales que conecten estaciones. Las urnas se colocaron en más de cien pueblos y ciudades bonaerenses, como La Plata, Mar del Plata, La Matanza, Lomas de Zamora, Pergamino, Bahía Blanca, entre otras.

Según Jorge Ceballos, secretario general de Libres del Sur y director de VIAS, “en el interior la gente reclama mucho el tren, sobre todo los productores y sectores de las economías regionales porque abarata costos y permite sacar las producciones”. Agregó que, si bien en lo general, “el tren es un transporte económico, seguro, que aliviana las rutas de camino y genera que haya menos accidentes”, el centro del reclamo se encuentra en “recuperar los trenes de pasajeros para los pueblos del interior del país”.

Y en una dimensión paralela… lo oficial

Consultados por la agencia Télam, desde el Ministerio de Transporte de la Nación remarcaron que se hizo “un gran esfuerzo para mejorar el servicio y las frecuencias en los trenes a los lugares donde ya se estaba llegando, como Junín, Bahía Blanca o Mar del Plata, trabajando para ofrecer el mejor servicio, seguro y cómodo para los pasajeros, que son nuestra prioridad”.

Además del aumento de las frecuencias semanales a Junín y Bahía Blanca, “sumando cuatro nuevas paradas”, desde Transporte siempre destacan el tren directo a Mar del Plata, “para la temporada de verano”, que se sumó al tren diario, “con paradas en once localidades, que volvió a correr en julio y que había dejado de funcionar en agosto de 2015”.

Sobre el abanico numeroso de los demás destinos, las fuentes consultadas de Transporte aseguraron estar evaluando “las condiciones del ramal, con foco en la seguridad, que es el eje prioritario de un servicio de transporte de calidad para trenes de pasajeros”. En junio de 2016, un accidente con 28 heridos aceleró “oportuna y casualmente” el traspaso de FerroBaires al ámbito nacional. Luego del choque de una formación de pasajeros, en Rawson (partido de Chacabuco), María Eugenia Vidal ordenó la suspensión del servicio de Ferrobaires y citó un informe de la Comisión Nacional de Regulación de Transporte. Allí se calificó de “crítico” el estado de la empresa y de “deficiente” el estado de las vías y del material rodante.

El regreso del servicio del tren de pasajeros. 29 de junio de 2012.

En una nota de este portal, del 3 de julio de 2017, indicábamos que en el acto en que se reinauguró el retorno del servicio a Mar del Plata, María Eugenia Vidal no dudó en afirmar que el tren a ‘la perla del Atlántico’ volvió a funcionar y “esta vez es para siempre, porque está bien hecho“. La misma persona que ocupa el escritorio desde donde se firmó el cese “temporario” del ramal que conectaba Tandil y Plaza Constitución, expresó: “No queremos que nadie nunca más se los vuelva a sacar y que dure para siempre“.

Hay 13 ferroviarios despedidos y un tren de pasajeros que se escucha silbar cada vez más lejos  de la Estación de Tandil. Trabajadores que se sienten abandonados por el poder político, ya no por no luchar por ellos, sino que “no luchó por mantener el servicio de trenes de pasajeros, que no va a volver jamás”. Así pasa un nuevo día de más despidos, más desempleo, más amargura, tristeza, bronca, menos patrimonio, y menos derechos…

——————————————————————

Varios medios colegas (como La Opinión de Tandil.com.ar, entre otros), ante la noticia del despido de los trabajadores de FerroBaires y, prácticamente, el consecuente cierre del ramal, recordaron aquel día de fines de diciembre de 2016, en que la gobernadora María Eugenia Vidal estuvo breves minutos en Tandil y prometió “trabajar para poner a funcionar” el servicio del tren de pasajeros.

 

En aquella mañana, Vidal aterrizó en Tandil y recorrió durante 15 minutos 100 metros de asfalto, junto al intendente Miguel Ángel Lunghi, por avenida Pujol, desde Figueroa hasta Lisandro de la Torre. Tratándose de una obra ingenieril y de construcción, el casquito no podía faltar. Las respuestas claras y la voluntad política, sí.

Sé que el tema del tren es una preocupación, y cuando tomamos la decisión no fue fácil pero había cuestiones de seguridad importantes para los pasajeros, y cuando estemos seguros que se han resuelto vamos a trabajar para ponerlo a funcionar” prometió en esa oportunidad la mandataria. Y para muestra, basta el material, del portal Noticias de Acá.com .

Tal vez, el compromiso de la Gobernadora estuvo, efectivo y claro, pero no para el retorno y rehabilitación del servicio del tren de pasajeros. El 29 de junio de 2016, ella accionó el reloj de arena para la lenta caída de la guillotina, jugando con la incertidumbre de los 13 trabajadores que finalmente fueron despedidos. Un juego sádico que duró unos 20 meses. Hoy, a la ciudadanía tandilera, de los alrededores y a muchos miles de bonaerenses, se los priva de un medio de transporte económico para viajar a la Capital federal. 104 pueblos de la provincia sin trenes. 1500 personas sin trabajo. Se los priva, una vez más, de un derecho.

Y la Estación espera, a un año de la suspensión “momentánea”